La realidad virtual como terapia es posible y es que junto a la psicología se ha convertido en un nuevo binomio con excelentes ventajas para los pacientes. La Realidad Virtual en medicina tiene muchos usos, en diferentes ámbitos, no obstante, ha dado muy buenos resultados en los tratamientos psicológicos.

Expertos aseguran que la experiencia con gafas de realidad virtual puede inducir en los pacientes emociones y reacciones que se darían en el mundo real, pero encontrándose físicamente en el mundo virtual.

La realidad virtual como terapia se usa en patologías como: fobias, trastornos por estrés postraumático, ansiedades generalizadas, dolor crónico y agudo, TDH, insomnio, adicciones, depresión, distimias.

Asimismo, en la rehabilitación en pacientes con Ictus, en trastornos como la dismorfia corporal, así como también para mejorar las habilidades sociales en aquellos diagnosticados con autismo. También hemos conocido casos de uso de la realidad virtual para combatir fobias, o para luchar contra el alcoholismo, por ejemplo.

En la actualidad, se realizan las denominadas terapias-avatar. Estas permiten utilizar dobles virtuales que bien te representan a ti mismo o a otras personas para ayudar a entender problemas emocionales o modificar conductas.

¿Cómo se aplica la realidad virtual en las terapias?

En el caso de pacientes con fobias, se utiliza la terapia de exposición, para que aprendan a controlar sus miedos y disminuyan su ansiedad. Estos son expuestos en repetidas ocasiones ante estímulos que les causan temor como, por ejemplo, volar, arañas, alturas, claustrofobia.

Este entrenamiento hace que los pacientes se habitúen a estas situaciones, sean capaces de controlarlas y por consiguiente reducir los niveles de ansiedad.  

La realidad virtual como terapia en pacientes que han sufrido Ictus también ha dado muy buenos resultados. Especialistas vienen utilizando técnicas de neuro-rehabilitación por medio de RV para la recuperación física de las personas.

Es importante destacar, que la realidad virtual es un complemento de uso terapéutico importante, pero no sustituye a la terapia tradicional utilizada por psicólogos u otros especialistas.  

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.