El pago móvil es, junto a Rosalía, una de las más grandes innovaciones de esta década. Dado que desde hace más tiempo del que podemos recordar, no salimos de casa sin el móvil (de hecho, no vamos al váter sin él) era solo cuestión de sumar dos más dos, y llegaría el momento de pagar con el móvil en transacciones cotidianas. Los móviles se han consolidado como parte fundamental en nuestra vida diaria, tanto así, que hay quien se pregunta para qué sirven las manos, si no es para utilizar el móvil.

Desde el móvil podemos hacerlo casi todo: podemos mantenernos informados, trabajar, entretenernos e, incluso, realizar compras sin tener que cargar con la billetera para pagar. Y justamente por la comodidad de no llevar los bolsillos llenos de monedas, los consumidores europeos encuentran en el pago móvil, su practicidad, rapidez y sencillez, más que una ventaja, calidad de vida. El pago móvil en España aún tiene un largo camino por recorrer, si bien no es un término desconocido para los usuarios.

¿Qué es el pago móvil?

No necesitas cargar dinero ni tarjetas de crédito para concretar tus compras en miles de comercios en España y el resto de Europa

Dicho de manera simple, el pago móvil es pagar con el teléfono móvil sin utilizar dinero en efectivo, sin tarjetas de crédito, sin cupones de descuento. Dicho de forma un tanto más académica, con pago móvil nos referimos al conjunto de transacciones financieras que podemos realizar a través de nuestros teléfonos móviles. Es decir, el pago de bienes y servicios mediante una transferencia de dinero de persona a persona o (por lo general) a un establecimiento comercial.

Hoy existen muchas opciones de pago móvil, como Google Pay, Apple Pay, Samsung Pay o la infinidad de monederos (wallets) de los bancos. Las entidades financieras han dedicado gran parte de sus recursos a impulsar el pago móvil a través de sus aplicaciones, pero aún así, esta opción todavía no es de las más populares en España. Tan solo 15% de los consumidores utiliza su smartphone habitualmente para pagar sus compras, frente a la gran mayoría que todavía prefiere usar tarjetas de crédito, débito o efectivo.

¿Cómo funciona el pago móvil?

Los smartphones, esos aparatos que nos llenan de combustible para vivir, nos ofrecen cada vez más funciones y mejores beneficios. Desde mejores maneras de comunicarnos y acercar nuestro entorno, hasta opciones de entretenimiento que Graham Bell jamás hubiera podido imaginar. Podemos hacer casi cualquier cosa que queramos con tan solo presionar la pantalla de nuestros smartphones. Mediante el pago móvil, incluso, hoy podemos abonar compras en locales comerciales, como tiendas y restaurantes. 

El pago móvil es una opción cada vez más utilizada por los usuarios alrededor del mundo, para compras puntuales por la rapidez y simplicidad que ofrece para este tipo de transacción. Para ello solo necesitamos que el establecimiento donde deseamos pagar cuente con un datáfono.

Cómo pagar con el móvil

El Pago Móvil demanda una serie de requisitos, como contar con conectividad NFC, instalar la respectiva aplicación de tu banco y el datáfono en la tienda o comercio

Ojo, que la cosa es sencilla, pero no se trata de hacer magia. Hay muchas aplicaciones para pagar con el móvil. Pero lo cierto es que además del móvil y el datáfono, para poder hacer pago móvil con nuestro smartphone necesitamos una serie de requisitos de software. El pago móvil se logra a través de la conectividad NFC (Near Field Communication) o Comunicación de Campo Cercano, una tecnología inalámbrica de corto alcance para intercambiar datos entre dispositivos. También se puede utilizar la tecnología de códigos QR, que si bien conocemos de sobra en esta parte del mundo, no es usada usualmente para pago móvil, excepto en países asiáticos. 

Para el pago móvil, no es 100% necesario que el móvil y el datáfono se toquen pero sí que estén a una distancia muy corta (entre uno y ocho centímetros) para que la comunicación entre los dispositivos se lleve a cabo. Se pasa el móvil por encima del punto de venta y ¡listo! La compra ha sido exitosa, de forma instantánea e inalámbrica. Hay que acotar que algunos negocios y locales comerciales pueden exigir un monto mínimo de compra para utilizar el pago móvil, tal como ocurre con las tarjetas de crédito. Y hay otras opciones para pagar entre móviles, es decir, para pasarse dinero entre particulares, como es Bizum, aunque de eso mejor hablamos en otro momento…

Además de contar con la conectividad NFC, también necesitamos tener una aplicación de pago móvil compatible con nuestro banco y que, además, el establecimiento o local comercial acepte pagos móviles. Hay que aclarar que no existe ningún tipo de comisiones por pago móvil, más allá de las que nos pueda hacer el banco por el uso de la tarjeta. Pago móvil no es más que una herramienta que nos permite tener la tarjeta de débito o crédito “dentro” del móvil.

Pero no solo se trata de teléfonos móviles; mediante el uso de la tecnología NFC, es posible pagar una compra utilizando un reloj, pulseras u otros dispositivos portátiles con acceso a internet, que posean este tipo de funcionalidad.

Modalidades de pago móvil

Existen varios tipos de aplicaciones de pago móvil. En primer lugar tenemos las creadas por fabricantes de móviles:

Google Pay

Antiguamente Android Pay, es la app de pago móvil que Google lanzó en 2015. La aplicación, ahora llamada Google Play, además de una gran compatibilidad con múltiples dispositivos, también ofrece entre sus virtudes un alto nivel de seguridad.

Samsung Pay

Fue una de las primeras opciones en cuanto pago móvil, presente en todos los dispositivos de esta marca. Su descarga es gratuita y una vez activada debes registrar tu tarjeta de crédito o débito para realizar el pago con tu móvil. La enorme ventaja con que cuenta Samsung Pay es que, por ser de las primeras en el mercado del pago móvil, es aceptada en muchísimos comercios.

Apple Pay

Este sistema de pago móvil de Apple nos permite realizar compras y pagos desde cualquier dispositivo móvil con sistema operativo IOS. Apple Pay no es compatible con dispositivos de otras marcas pero, por otra parte, incluye la opción de validar cada transacción con la huella dactilar del usuario, desde los últimos modelos de iPhone.

Luego tenemos las aplicaciones desarrolladas por las distintas entidades bancarias y financieras, como BBVA, Santander o Bankia, entre otros. De la necesidad de estandarizar los parámetros de estas aplicaciones es que nace Bizum.

Bizum

BIZUM es un sistema de pago móvil desarrollado por un nutrido grupo de entidades bancarias españolas que buscan crear un estándar para la banca online. Además de pago móvil, Bizum permite realizar transferencias monetarias entre cuentas corrientes.

Twyp

Pertenece al banco ING Direct. No tiene comisiones y permite realizar pagos entre amigos que posean la aplicación, a través de transferencias directas para las que no es necesario estar afiliado al banco, pues opera desde la propia cuenta Twyp.

Ventajas del pago móvil

La gran ventaja del pago móvil es lo rápido y sencillo que es. A diferencia de lo que ocurre con las tarjetas de crédito y débito, con el pago móvil, no hay que depender de la conexión del punto de venta con el banco y esperar una eternidad (bueno, así se siente) para que se confirme la transacción. El pago móvil es casi, casi, casi instantáneo.

Otra ventaja es su seguridad. Aunque muchos tengan dudas al respecto, el pago móvil es uno de los métodos más seguros para pagar por nuestras compras. Toda la información relativa a la compra y el pago se almacena dentro de un chip en el móvil, de manera cifrada. Con ello se logran dos cosas: en primer lugar, que todos los datos de nuestra tarjeta o cuenta bancaria, que aportamos durante el pago móvil, queden ocultos para el vendedor y terceros. Así, es virtualmente imposible clonar la tarjeta o datos bancarios.

En segundo lugar, si llegásemos a extraviar el móvil, o si este fuese robado, al ladrón no le sería posible acceder a nuestra información de pago móvil. Además de todo esto, hay que tener en cuenta que actualmente la mayoría de los móviles solo pueden ser desbloqueados vía reconocimiento facial, con la huella dactilar de su dueño o introduciendo un PIN de seguridad. 

Desventajas del pago móvil

La gran desventaja (que no es moco de pavo, eh) del pago móvil es que no todas las tiendas y comercios cuentan con la tecnología NFC contactless y, por ende, la posibilidad de pagar con el móvil de desvanece. Imaginad la inconveniencia de que vuestro dinero no sea aceptado en un sitio luego de que os habéis hecho a la idea de llevaros esas hermosas bambas a casa… algo a tener en cuenta.

Otra desventaja del pago móvil, es que, por ser el móvil un dispositivo electrónico, depende del estado de la batería para su funcionamiento. Dicho de otra forma, si te has quedado sin batería, te has quedado sin dinero y sin perdón de Dios.

Aunque el Pago Móvil conquista más y más adeptos en el mundo, el pago en efectivo sigue siendo la manera más popular a la hora de pagar

En definitiva, aunque el pago móvil gana cada vez más adeptos, sería tonto pensar que reemplazará al pago cash en un futuro, siquiera lejano… Así como fallaron miserablemente los que vaticinaban la desaparición de los libros con la llegada del e-book o la muerte del vinilo frente al .mp3, fallaríamos desde acá al apostar al pago móvil como el medio de pago que mató al billete y la moneda. Es cierto, cada día gana fanáticos entre los milenialls y su descendencia, pero claramente no es una opción para todo el mundo… sobre todo para aquellos que, con el debido respeto, ya van de salida. Eso sí, para quienes vivimos la vida con el móvil pegado a la mano, el pago móvil es una opción perfecta para agilizar nuestras compras de manera práctica y segura. 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.