El teletrabajo ha llegado para quedarse. Tras los confinamientos por la COVID-19, y la recomendación de mantener el trabajo en remoto para limitar los desplazamientos y contagios, las empresas han cambiado su forma de trabajar. Algunas de ellas para siempre. Y a la par muchos profesionales han descubierto la “libertad” de poder organizarse mejor y combinar su trabajo con sus hobbies o pasiones. Son tiempos nuevos que implican nuevos retos, y que pasan por un cambio de mentalidad y la formación continúa.

Estas son algunas de las conclusiones del estudio sobre la Evolución de la Fuerza de Trabajo que ha llevado a cabo HP en seis países (España, Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Francia e Italia), que ha dejado en evidencia que para adaptarse a la forma de trabajar en la post pandemia es necesario un cambio de mentalidad que pasa por la formación digital y la preparación de empresas y trabajadores.

En los últimos meses todos hemos hecho un “master express” en videollamadas, hemos aprendido a organizar mejor nuestra jornada, e incluso a diseñar espacios de trabajo en casa para no tener distracciones y ser más productivos. 

1. Teletrabajo y flexibilidad

El teletrabajo ha llegado para quedarse y el cambio de modelo es más que una moda pasajera. De hecho la fórmula ha funcionado tan bien para algunos que hay empresas que han anunciado que reducen oficinas físicas apostando por el trabajo en remoto, con el correspondiente ahorro de costes en alquileres y servicios que una medida así puede suponer. 

El teletrabajo, además, ha dado lugar a dinámicas laborales más flexibles, donde la conciliación laboral y el bienestar de los empleados prima en la gestión del talento: las nuevas dinámicas de trabajo en remoto han dejado de manifiesto aspectos motivacionales y el compromiso de los trabajadores como determinantes en el día a día de los negocios, por encima de otros aspectos como la presencia física y los horarios rígidos.

Y esto será importante también a la hora de atraer el talento: La COVID-19 ‘empodera’ a los profesionales y las empresas deben reinventarse para gestionar el talento. De hecho, más allá del dinero, el 47 % de los españoles considera que trabajar de forma flexible y la dotación de herramientas tecnológicas son el mayor incentivo para trabajar en una empresa, según datos del referido informe de HP.  

Todo apunta a que el futuro está en los modelos de trabajo híbridos contemplados dentro de las nuevas estrategias empresariales, en lo que se conoce como el flexiworking. Por tanto, para que las empresas puedan adaptarse a un panorama laboral cambiante y cada vez más digital, según un informe de KPMG, un 69 % de los líderes de RRHH cree que la función de este departamento debe transformarse por completo.

Es normal entonces que veamos cada vez más ofertas de trabajo que ofrezcan como incentivo la flexibilidad horaria al trabajar por objetivos, cosa que atraerá a los profesionales más jóvenes, y todos aquellos que valoren la libertad de poder organizarse de forma autónoma para compaginar mejor sus hobbies y aficiones con el día a día laboral.

2. Todo a la Nube: la digitalización exprés

El informe de HP pone en relieve que la digitalización exprés y la adopción generalizada del trabajo en remoto a raíz del confinamiento, han provocado una preocupación creciente entre los profesionales por mantener una formación continuada que les permita tener éxito en la nueva normalidad. De hecho, el 71 % de los españoles cree que, ahora más que nunca, es esencial formarse para seguir siendo competitivos.

Las empresas han tenido que adoptar de forma exprés modelos y metodologías de trabajo en la Nube, donde los procesos se hacen en línea y se gestionan en línea. Esto supone un doble reto: de equipamiento en materia de software de gestión y herramientas colaborativas; y de conocimiento y formación por parte de los trabajadores porque hay que trabajar en remoto pero en equipo y eso supone un reto en sí mismo. El cambio de mentalidad para poder sentirse parte de un equipo, en la distancia, también es necesario. 

Por otro lado, urge ampliar el conocimiento de los trabajadores en prácticas de seguridad de los datos y procesos que manejan, porque bien sabemos que el teletrabajo ha disparado los riesgos en esta materia. Según datos de Check Point, empresa especializada en ciberseguridad, el 95% de las empresas afrontaron retos de seguridad adicionales al tener que trabajar en remoto. Los riesgos de seguridad y los cambios necesarios para facilitar el teletrabajo (61%), la seguridad de los accesos en remoto (55%) y la protección endpoint (49%) han sido los quebraderos de cabeza de las empresas a la hora de hacer frente a las amenazas del mundo virtual.

En la misma línea van las predicciones para el año 2021 sobre cómo las amenazas de ciberseguridad van a aumentar en los próximos 12 meses y que han sido elaboradas por expertos en ciberseguridad y miembros de la Junta Asesora de Seguridad de HP, se prevé que habrá más amenazas internas no intencionadas, debido a que el teletrabajo podría desdibujar la línea que separa a los dispositivos personales de los de la empresa y aumentar el riesgo de que los empleados cometan errores. De ahí la importancia de tener protocolos de seguridad claros y formación en esta área a los empleados.

3. Equipo y soporte técnico remoto

El estudio sobre la Evolución de la Fuerza de Trabajo de HP ha dejado ver que las empresas apoyaron el teletrabajo, pero no dotaron a sus equipos de las herramientas necesarias para desarrollarlo. De hecho dos de cada tres empleados en todo el mundo tuvieron que comprar o actualizar los dispositivos de su hogar.

En relación con la ayuda que han ofrecido las empresas a su plantilla para adaptarse a esta nueva realidad laboral, el estudio evidencia también que solo un 15 % de las compañías europeas han dado pautas seguridad a sus profesionales para trabajar fuera de la oficina, y que apenas un 12 % de las empresas europeas han sugerido prácticas sostenibles.  

El papel de las empresas está entonces en el punto de mira porque en muchos casos, los gastos en material de oficina, equipos informáticos y mejores conexiones a Internet corrieron en buena medida por parte de los profesionales, cosa que con el tiempo tendrá que ir cambiando. Iniciativas como el programa HP Impulsa facilitan a las empresas, independientemente de su tamaño, a esta transición al trabajo en remoto, ofreciendo no sólo equipos informáticos en un modelo de alquiler, sino que incluye el soporte remoto de profesionales de IT que puedan dejar operativo el puesto de trabajo y brindar apoyo a los trabajadores estén físicamente dónde estén.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.