Seguro te suena la nomofobia, que es el miedo irracional a estar sin el móvil… ¿Es un síntoma de adicción al smartphone? Podría serlo. Aquí vamos a repasar algunos de los síntomas más comunes de adicción al teléfono para intentar detectarla a tiempo y poder combatirla.

Y es que el móvil lleva años siendo parte imprescindible de nuestro día a día, hasta el punto que ya no podemos pasar sin él. Lo que antes solo servía para llamar o mandar algún SMS, ahora se ha convertido en una herramienta con múltiples usos. Desde hacer fotos, escribir WhatsApp a amigos y familia, navegar por Internet, subir imágenes a redes sociales, jugar… Y cientos más de cosas que nos llevaría todo el artículo escribir sobre ellas.

Índice de contenidos

Síntomas de la adicción al móvil

Lo cierto es que su uso tan extendido y diario ha provocado adicción en una gran parte de la población. Lo que se conoce con el término de nomofobia. Algunos estudios coinciden en que más de la mitad de los usuarios de dispositivos móviles son totalmente dependientes de ellos.

Por ejemplo, las personas que sufren nomofobia tienen altos grados de ansiedad y malestar cuando se dan cuenta que su móvil se ha quedado sin batería o se lo han olvidado en casa. ¿Es tu caso? No dejes de seguir leyendo para saber si tienes una adicción al móvil.

Hay algunas claves que nos revelan si padecemos nomofobia. A continuación enumeramos algunas de ellas.

1. No puedes vivir sin tu teléfono

Uno de los síntomas más claros que reflejan que puedes tener una adicción al móvil es que no puedes estar alejado de él. Siempre tienes que tenerlo al lado, ya sea que vayas a dormir, al baño, a cocinar… Lo vas llevando contigo por toda la casa, y también fuera de ella (en tu mano, bolso, mochila…). Deberías pensar si existe alguna razón lógica para esto, y si no es así permitirte dejarlo un rato en algún sitio concreto y no estar pendiente de él en los momentos en los que no necesites usarlo.

2. Lo miras compulsivamente

Otra de las señales que indican que puedes estar sufriendo una adicción al móvil es que lo miras todo el rato, independientemente de si suena o no. Lo acabas de dejar, pero a los segundos o pocos minutos ya estás otra vez encendiendo la pantalla para consultar cosas. Incluso hay veces que no sabes ni qué quieres buscar o qué hacer. Es decir, no tienes ningún motivo para usarlo.

3. La batería te dura muy poco

Vale que ahora los teléfonos actuales no permiten largos días de uso sin cargarlos como hace algunos años. Sin embargo, a ti la batería no te aguanta ni un día. De hecho hay veces que tienes que cargarla hasta dos veces para que el terminal llegue a la noche con vida. Sin duda, estás ante un serio problema de adicción al móvil.

4. Usas el teléfono cuando estás con amigos o familia

Si sueles ir a bares o cafeterías, seguro que has visto más de una vez parejas o grupos de amigos que en lugar de estar conversando están todos mirando en éxtasis la pantalla de su móvil. O quizá esto también te pasa a ti. No puedes evitar estar con el móvil en reuniones de amigos o familia. Este es otro síntoma claro de que sufres de nomofobia.

5. Lo escuchas aunque no suena

La adicción al móvil puede llegar al punto que oyes que suena, o incluso que vibra, aunque no lo haga. En este caso, plantéate dejar de usar el móvil unas horas al día. El estrés que te está produciendo su uso te hace oírlo sin que recibas llamadas, mensajes o notificaciones.

6. Pospones tareas para estar con el móvil

Si estás llegando a posponer tareas importantes, o dejando de quedar con amigos para usar el móvil, está claro que tienes una adicción importante. Si prefieres estar tú solo en cualquier lado escribiendo WhatsApp, jugando, usando redes sociales o navegando, en lugar de salir a correr con alguien, ir a comer fuera o disfrutar del día dando un paseo sin más, simplemente observando el mundo. Si es así, en ese caso tienes que poner freno inmediatamente al uso del móvil.

7. Las apps de uso te están avisando

Si sueles mirar alguna app para saber cuánto tiempo estás delante del móvil, y esta te está indicando que es demasiado, en ese caso no te queda otra que admitir que puedes tener un problema de adicción al móvil. Si aún no has usado una y crees que puedes tener nomofobia, te animamos a que instales alguna, o en su defecto utilices las que vienen de serie en iOS o Android.

Cómo combatir la adicción al móvil

Llegados a este punto quizá te interesa saber cómo combatir tu adicción. ¿Existe alguna forma? Claro que si, pero también te decimos que es necesario que pongas de tu parte.

  • Pon el móvil en silencio o en modo avión
  • Déjalo en algún sitio de la casa y no lo cojas hasta que no suene
  • Silencia tus grupos de WhatsApp y desactiva notificaciones
  • Márcate objetivos. Por ejemplo usarlo solo 10 minutos cada hora para después pasar a 20 cada dos…
  • Intenta no llevarlo alguna tarde que salgas a pasear o hayas quedado con algún amigo a tomar algo
  • Apágalo a una hora concreta del día para no usarlo por la noche. Por ejemplo a las nueve antes de cenar
  • Intenta llamar en lugar de enviar mensajes
  • Borra todas aquellas apps que te hagan perder el tiempo y que no quieras utilizar demasiado
  • Haz planes con amigos y familia en los que el móvil no entre dentro de ellos. Por ejemplo, hacer una escapada a la sierra con la cámara de fotos o el telescopio.

Estamos seguros que siguiendo estos consejos acabarás combatiendo poco a poco tu adicción al móvil. Ten en cuenta que hay cosas maravillosas fuera de esa pantalla adictiva, una realidad que estamos dejando de observar y cientos de detalles que te harán cambiar tu perspectiva actual de vida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.