¿Las comunicaciones no han acercado o alejado más? Vale la pena hacernos esta pregunta. Cuando comenzamos a ver los grandes avances de la tecnología en cuanto a las comunicaciones, creímos que sería una manera de estar más cerca de las personas.

Sin embargo, parece que hemos abusado tanto de herramientas como el móvil que nos hemos vuelto completamente dependientes de él.

Una consecuencia directa de este abuso es el Phubbing (llamado así por la unión de las palabras en inglés phone –teléfono- y snubbing –desairar, rechazar) o la adicción al Smartphone, la cual fue definida como la acción de prestarle más atención al teléfono móvil que a las personas con las que estamos. Se trata de un uso obsesivo y compulsivo que nos lleva a dejar de tener un contacto carnal por mantener uno virtual.

Los síntomas

Como la mayoría de los trastornos, estos pueden detectarse a través de la aparición de varios síntomas. Si te estás preguntando si sufres de esta adicción, podrías plantearte estas interrogantes para saberlo:

1. ¿Aprovechas cualquier rato libre para revisar aplicaciones como Twitter, Facebook o WhatsApp?

2. ¿Tus amigos o familiares se quejan de que estás más pendiente del móvil que de la conversación?

3. ¿Te sientes perdido o ansioso sin tu teléfono móvil?

Si has respondido sí a al menos una de estas preguntas, tienes muchas posibilidades de sufrir del síndrome del Smartphone.

La facilidad que nos dan los teléfonos inteligentes de estar conectados a cualquier hora: actualizar los estados de Facebook, tuitear, responder mensajes de texto y correos electrónicos entre muchas otras cosas, nos ha llevado a darle prioridad a este tipo de comunicación, olvidándonos incluso del mundo que nos rodea.

Según publica el portal altonivel.com, el doctor Cuauhtémoc Borges Aguilar, especialista en conducta y humanidades, asegura que la adicción al Smartphone puede ser comparable con la del cigarrillo.

Afirma que el constante pensar en el dispositivo podría incluso generarnos dolor de cabeza, temblor, mareo y nauseas, por lo tanto, el intentar superar la adicción debe hacerse a través de un proceso lento y gradual para probar las reacciones del cuerpo.

Muchos podrían culpar a la tecnología de la aparición de esta nueva adicción, sin embargo, debemos ser conscientes de que todas las cosas dependen del uso que le demos…

Es importante entender que aislarnos o no del mundo real dependerá de nosotros mismos porque lo que sí es seguro es que el fenómeno del Phubbing seguirá creciendo, interrumpiendo la dinámica social tradicional.

Si te animas, cuéntanos alguna de tus ‘estrategias’ para no permitir que el móvil le robe el protagonismo al mundo que te rodea. 

*****

Recuerda que puedes ver este artículo en la versión de GizTab Magazine desde tu navegador: http://goo.gl/iRGHpe

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.