La Ley de Propiedad Intelectual en España vuelve a estar en boca de todos, y esta vez, por una ‘brillante’ idea que se ha incorporado en el documento legal y que consiste, nada más y nada menos, que en cobrar a los agregadores de noticias un impuesto por utilizar el contenido desarrollado por terceros.

En resumen: Que si Google, Yahoo o Bing, quieren enlazar a las noticias de un diario, deben pagar un impuesto por hacerlo. Claro, aplica también a otro tipo de agregadores e incluso deja la duda si afectaría a blogs y Web que mencionen (y enlacen) a terceros en sus notas.

¿Qué de dónde salió la brillante idea? Fueron los propios responsables de las versiones digitales de los grandes medios de comunicación, los que un año atrás hicieron la propuesta al denunciar que Google hace un “uso comercial” de sus contenidos: dichos editores piensan que es abusivo que Google se beneficie económicamente con el contenido que ellos generan, refiriéndose principalmente a la sección “Noticias” del buscador, en la que se indexan los titulares y encabezados de las informaciones publicadas en las webs de los medios.

Ahora bien, ¿no se benefician los medios también de aparecer en los buscadores y agregadores? A mi forma de ver es una simbiosis, por algo hay tantas estrategias de SEO para posicionarse de primeros en los resultados de búsqueda. Y claro, como agregador o buscador, tu función es ofrecer al usuario los contenidos a través de enlaces a las páginas donde se encuentran… Si es un aparente ganar-ganar, ¿por qué cambiarlo ahora?

¿Quién cobra por el contenido?

A primera vista, a algunos podría parecer ‘justo’ que se remunere a quién hace el contenido, ¿verdad? Pues con ese razonamiento estoy de acuerdo, debería existir una fórmula para que el que trabaja en realizar un contenido de calidad. Sin embargo, que se cobre a Google o a los agregadores un canon por el uso de contenido de terceros, no quiere decir que el autor, el dueño legítimo de dicho material, vaya a cobrar un duro.

Y es que la Ley en cuestión establece que sea CEDRO, entidad dedicada a la gestión de derechos de autor y de propiedad intelectual de obras textuales protegidas (libros, revistas y periódicos) de autores y editores españoles, la encargada de cobrar el canon. De CEDRO forma parte la Asociación de Editores de Diarios Españoles (AEDE), que agrupa a los principales medios de comunicación impresos como Planeta, Vocento, Grupo Prisa, Grupo Zeta, Unidad Editorial…

Los medios online que no pertenecen a AEDE ni forman parte de CEDRO: ¿Cómo verán su parte del impuesto que la Ley de Propiedad Intelectual cobre a los agregadores de noticias y buscadores? Hasta allí llegó la ‘magia’: si no formas parte de CEDRO pues no cobras, porque la idea que se reparta entre sus asociados el monto de lo recaudado por la ‘Tasa Google’.

Así que se ve más claro el panorama: Todo parece indicar que ante la caída de la inversión publicitaria estos medios que se empeñan en hacer las cosas como se hacían ‘toda la vida’ y son manejados por ’empresaurios’ están buscando otras formas de ingreso, y en vez de plantearse nuevos modelos de negocio, parecen dispuestos a aliarse con el Gobierno para sumar tres monedas a sus cuentas, aunque sea en forma de impuesto.

Mientras, las webs de enlaces…

Las webs de enlaces tampoco se salvan con la reforma, todo lo contrario, porque se endurecen las sanciones y se aumenta la persecución tanto a sitios que alojan contenido protegido por derechos de autor, como a las llamadas ‘granjas de enlaces’ que no hacen más que ordenarlos y redirigir a las páginas que los contienen.

Los castigos son cada vez más duros para el bolsillo de los ‘infractores’: De 30 mil a 300 mil euros a los administradores de estos sitios de Internet, y adicionalmente se establece una multa de hasta 600 mil euros para los proveedores de servicios web y hosting que alberguen contenido ‘ilegal’.

¿Lograrán con estas medidas ponerle rejas a Internet? Cuestión de tiempo para ver cómo prospera la aplicación de la Ley. Que una cosa que es que esté escrita y otra que hayan mecanismos para activarla, recordemos eso. Así que aún estamos a tiempo de que un milagro nos salve de este despropósito legal. Amén.

*****

– También puedes ver este artículo en la versión de la revista para navegador: http://goo.gl/PpAOua

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.