Hay cosas que el dinero no puede comprar. Ni siquiera cuando hablamos de 30 mil euros por día. Si no me creéis, preguntemos a Nguyen Ha Dong, el creador de “Flappy Bird”, el famoso pero fugaz juego para móviles que, pese a generarle mucho dinero a su creador y alcanzar la increíble cifra de 50 millones de descargas en tiempo récord, fue retirado de las tiendas de aplicaciones por su propio ‘padre’.


Las razones de la extinción de “Flappy Bird” son tan misteriosas como las de su éxito: Nadie se explica cómo un juego de gráficos primitivos y que consistía en mantener a un pájaro volando mediante simples toques de pantalla, pudiera causar tal furor en el mundo, llegando incluso a ocupar el primer lugar de la tiendas de aplicaciones de cientos de países.


Y es que desde todo punto de vista, “Flappy Bird” era el negocio ideal de muchos: Su creador se tardó solo 2 noches en desarrollarlo, es decir que al evaluar el esfuerzo que conllevó este juego estamos hablando del mínimo, con una inversión igual mínima , sin riesgo y con beneficios constantes y en aumento sin necesidad de innovar… El sueño de cualquier desarrollador de aplicaciones, pero según Dong, “Flappy Bird” le había ‘arruinado la vida’.


¿No pudo con la presión de la ‘fama’? ¿Nintendo le amenazó con demandas por haberse inspirado en el diseño de Mario Bros para ambientar el vuelo del ave? ¿Dong se asustó tras recibir amenazas de muerte por parte de adictos al juego? (te recomiendo ver el vídeo adjunto para que entiendas de qué hablo) ¿Es todo una estrategia de marketing? Son dudas que aún no tienen respuestas, pero lo que sí sabemos con claridad es que se ha marcado un antes y un después en el mundo de las apps desde el fenómeno Flappy Bird.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.