Es la era del flexiworking. O al menos eso quieren la mayoría de los empleados españoles: Solo el 13% de los empleados españoles quiere volver al modelo tradicional de trabajo presencial. Son datos del estudio, Hybrid Living Futures, presentado por Samsung en colaboración con The Future Laboratory, analiza cómo se han adaptado los europeos al aumento de la vida híbrida -trabajando y conectándose con otros tanto virtualmente como en la vida real- y el impacto que esta nueva forma de vida tendrá en el futuro de nuestros hogares y lugares de trabajo.

El estudio indica, además, que 74% de los españoles se preocupan por encima de los europeos (57%) en buscar formas de establecer límites entre su vida personal y profesional.

Combinando turnos flexibles, jornadas laborales más cortas y horarios básicos, está surgiendo una fuerza de trabajo más ágil para llenar el vacío que deja la jornada laboral tradicional.

Los partidarios de la flexibilidad están aprovechando todo el espectro de momentos de trabajo y de vida que tienen a su disposición, tomando el control tras un periodo en el que probaron nuevas formas de trabajo para dictar sus propios ritmos y rutinas.

Los países más contrarios para volver a la rutina anterior son Alemania, Suecia, Polonia y España donde sólo el 7%, el 11%, el 12% y el 13%, respectivamente, de los trabajadores prefieren un horario tradicional de 9 a 5 en lugar de la flexibilidad de la vida híbrida. En general, el 86% de los europeos han adoptado una forma hibrida de vida y ya no desean volver al horario tradicional de oficina.

El futuro es el trabajo híbrido

El teletrabajo no es el futuro. Pero tampoco lo es el presencialismo en la oficina. Así, para hacer frente a las presiones de esta cultura “siempre conectada”, el 57% trabajadores europeos siguen buscando activamente formas de crear un límite entre su vida personal y profesional, lo que se eleva a tres cuartas partes (74%) en el caso de los trabajadores españoles, frente a la mayor despreocupación con un 46% en el Reino Unido.

Las nuevas tecnologías están evolucionando para evitar este gap y crear una conexión con sentido en un mundo físicamente desconectado. La investigación muestra que al 75% de trabajadores españoles la tecnología les ha ayudado a adaptarse a nuevas rutinas, mientras que el 63% ha dicho que les ayuda a establecer nuevos límites y a recuperar el control de sus vidas. Un 25% de los trabajadores en España programa alarmas en el móvil, otro 16% hace uso de dispositivos domésticos inteligentes como ayuda, y el 10% utiliza aplicaciones de gestión del tiempo, mientras que el 13% utiliza dispositivos o aplicaciones inteligentes para gestionar su tiempo en el trabajo y en casa.

Pero a pesar de estos esfuerzos de adaptación, el 78% de los trabajadores españoles sigue buscando un mejor uso de la tecnología y más apoyo de sus jefes para ayudarles a gestionar esta nueva forma de vivir y trabajar frente a un 83% en el caso de la media europea.

El informe también revela el importante papel que desempeñan nuestros hogares para ayudarnos a adaptarnos a la vida híbrida y marcar los límites. Así, un 59% de los encuestados españoles ha realizado -o está planeando- mejoras en su casa para facilitar la vida híbrida, frente un 66% entre los europeos, y un 54% ha creado nuevos espacios en casa para marcar los límites entre el trabajo y el tiempo personal, por encima del 48% en el caso de los europeos. Por último, el 42% de los españoles ha decidido cambiar de casa, por una nueva residencia que se adapte mejor a esta nueva forma de vida, dato similar al resto de Europa donde un 41% ha tomado esta decisión.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.