¿Existe la cura del cáncer? Es una de las preguntas que más nos hacemos en los tiempos que corren, y es que el cáncer se ha convertido en una de las mayores preocupaciones y amenazas de nuestro día a día. La lucha contra el cáncer abarca numerosas investigaciones y consume recursos en todo el mundo, sin encontrar aún una solución definitiva que pueda decretarse como la cura del cáncer… la tecnología también aporta su grano de arena en la lucha contra el cáncer y ella puede tener la clave de importantes avances en el corto y mediano plazo.

Y es que desde hace tiempo han surgido aplicaciones y software especializados en detectar el cáncer en distintas facetas. De hecho, el diagnóstico precoz del cáncer se basa, en gran medida, en estudios médicos apoyados con tecnología, pero… ¿es suficiente? Parece mentira que ante el avance tecnológico que tenemos en la actualidad, aún no se haya conseguido la cura del cáncer, pese a la gran cantidad de investigaciones que se están haciendo en diversas partes del mundo.

Hace poco comentamos por aquí, por ejemplo, cómo la nanotecnología apoya la lucha contra el cáncer: un guante inteligente, desarrollado a partir de nanofibras y compuesto por nanotubos de carbono y grafeno, podría suplir la falta de experiencia o de formación adecuada para la identificación del cáncer de mama. Si bien no se trata de una cura del cáncer como tal, sí que se relaciona con ésta porque apoya la detección precoz: Los sensores presentes en dicho guante, aún en prototipo, permitirían identificar la naturaleza de los tumores en el seno, recopilando información detallada en tiempo real, y por tanto, contribuyendo a la detección precoz, que como sabemos es clave cuando se habla de cáncer.


Nanochip para la detección temprana del cáncer


No es la única herramienta que usa tecnología para la lucha contra el cáncer, ni mucho menos. Hay incluso aplicaciones móviles que se han desarrollado con la finalidad específica de lograr la detección temprana del cáncer. Es el caso de una aplicación 100% hecha en España, por un equipo de profesionales médicos dermatólogos, que busca hacer del teléfono móvil un escáner de piel capaz de alertar sobre la presencia de lunares sospechosos de ser cancerígenos.  Se llama FotoSkin, y hace un tiempo uno de sus desarrolladores, el doctor Sergio Vañó Galván, dermátologo y coordinador de Innovación y Tecnologías Médicas en el Hospital Ramón y Cajal de Madrid, nos explicó en detalle su funcionamiento y utilidad en la lucha contra el cáncer.

El chip permitirá detectar el cáncer en pocos minutos/ Foto: elperiodico.com
El chip permitirá detectar el cáncer en pocos minutos/

Vacuna contra el cáncer

Hay opciones que intentan dar un paso más allá y mejorar la calidad de vida de pacientes con cáncer, mientras que otras investigaciones avanzan con intención de erradicarlo. Es el caso de las relacionadas con encontrar una vacuna contra el cáncer, lo cual indudablemente, sería un hallazgo que ha de marcar hito en la medicina.

Hay experimentos en marcha para conseguir este tipo de vacunas, específicamente algunos que implican el desarrollo de una vacuna personalizada a partir del propio sistema inmune del paciente, y con la que pudiera multiplicársele hasta por tres sus expectativas de vida. Se trata de lo que llaman ‘inmunoterapia contra el cáncer’ y que  consiste en un tratamiento oncológico enfocado a incitar al sistema inmune para atacar al cáncer.


Radiación de móviles y cáncer: La polémica


En Venezuela se ha ensayado una vacuna contra el cáncer con la intención de mejorar la respuesta del sistema inmune de pacientes con el uso de un preparado de proteínas alteradas del tumor del paciente. De momento está en fase experimental y se enfocaría en atender a pacientes ya diagnosticados con cáncer de pulmón, vejiga y colon, además de mutaciones como el melanoma, tal como reseñaron en la revista Science.

Sin embargo, sigue sin aparecer una solución tecnológica que represente como tal una cura contra el cáncer. La mayoría de las soluciones que la tecnología aporta se basan en contribuir a la detección temprana del cáncer, que si bien es clave para su cura, sigue sin ser suficiente. Ahora bien, también hay tecnología orientada a hacer más eficientes los tratamientos para curar el cáncer como los que aporta la impresión 3D, que hace posible la impresión de células tumorales para su estudio detallado, con la intención de que el tratamiento que se diseñe sea mucho más específico y, previsiblemente, más efectivo.

En definitiva, queda un muy largo camino por recorrer antes de que se encuentre la cura del cáncer. Por fortuna, la tecnología está aportando su grano de arena para luchar contra este flagelo, y con el boom de los wearables es de suponer que el futuro de la medicina esté impregnado de la velocidad con la que avanzan los despliegues tecnológicos y, en consecuencia, la cura de enfermedades que ahora nos golpean por fin sea una realidad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.