Si algo hemos aprendido muy bien últimamente es la gran utilidad de las WebCam en casi cualquier contexto. Cuando de videoconferencias se trata son ideales, ya sea para trabajar desde un portátil o un ordenador. Aunque en el caso del primero, por lo general la cámara viene integrada, por lo que hay que adecuarse a las especificaciones de fábrica, o es posible adquirir una nueva para mejorar la calidad y pillar una cámara Web Full HD que te haga destacar en las presentaciones o reuniones que hagas cada día.

Es probable que consideres que cualquier cámara de serie es más que suficiente para cumplir esta tarea. La verdad detrás de ello, es que hay muchos aspectos que querrás tener en cuenta si lo que deseas es transmitir profesionalidad mediante tus videoconferencias. Según tus necesidades y ancho de banda, podrás analizar cuál es la cámara más adecuada para ti.

Índice de contenidos

Resolución y frame rate

Actualmente, existe un estándar ideal de resolución que debe respetarse en el ámbito de las videoconferencias. Una resolución de 1080p se considera como una resolución estándar aceptable para realizar videoconferencias decentes.

Sí deseas optar por algo mucho más profesional y nítido, podrás escoger entre algunas opciones con resoluciones 2K y 4K. Será importante, de igual manera, que tengas en cuenta tu ancho de banda. Sin un ancho de banda adecuado, la resolución de tu WebCam se verá notablemente afectada.

En cuanto al frame rate o fotogramas por segundo, la mejor opción es aquella que te brinde unos 60fps. Aun así, una WebCam que funcione a 30fps también será lo suficientemente útil.

Lentes y exposición

A la hora de elegir un modelo de WebCam específico, debemos fijarnos en la información que incluye el fabricante sobre su lente. En ese sentido, cuánta luz percibe el sensor de la cámara y el campo de visión, serán los parámetros a evaluar.

El primer parámetro, también conocido como la apertura, lo hallaremos con el símbolo “f”. Es muy importante cuidar este aspecto, debido a que no siempre es posible contar con una buena iluminación. Cuanto mayor apertura tenga nuestra cámara, mayor luz podrá captar. Por lo general, las WebCam poseen un rango de apertura de 2.0 a 2.8.

En cuanto al campo de visión, primero debes evaluar tus necesidades. Dicho de otra manera, si solo deseas que se muestre tu rostro en la videoconferencia o si deseas una toma más amplia. Si tu caso es este último, deberás hacerte con una WebCam que posea un campo de visión de entre 65 y 90 grados.

Autofocus

Las WebCam más económicas que encontrarás en el mercado cuentan generalmente con un enfoque fijo. En ese sentido, observarás que la imagen no gradúa su enfoque a medida que la escena cambia.

Si tan solo necesitas una WebCam que capte únicamente tu rostro, este aspecto no requerirá demasiada atención de tu parte. Si, por el contrario, estás acostumbrado a realizar videoconferencias dinámicas, lo ideal es que cuentes con un modelo que incluya autofocus.

Calidad del micrófono integrado

Hay quienes de entrada prefieren acoplar un periférico adicional a la hora de conseguir un mejor sonido en las videoconferencias. Sin embargo, debes saber que existen WebCam con micrófonos integrados de calidad bastante decente.

Evidentemente, los resultados serán mejores si decides optar por un micrófono por separado, como bien podría ser uno de los micrófonos para podcast que recomendamos hace tiempo. Aunque, la opción de WebCam con micrófono estéreo puede ser lo suficientemente buena para ti en tus videoconferencias.

Otros aspectos en los que fijarse

Una vez ya te hayas decantado por una opción, no puedes dejar de tener en cuenta algunos aspectos adicionales para que todo vaya como la seda. Entre esos aspectos podemos destacar:

  • Dota de buena iluminación tu sitio de trabajo para facilitarle la tarea a tu WebCam.
  • Hazte con un software adecuado para configurar eficientemente tu WebCam.
  • Realiza un montaje adecuado de tu WebCam. De ser posible, utiliza un trípode que puedas graduar a tu antojo.

La elección de una WebCam adecuada pasa por comprender primero cuáles son tus necesidades individuales. En ocasiones, un modelo básico puede ser más que suficiente a la hora de realizar una videollamada rápida y sencilla. Pero, si te lo puedes permitir, no está nunca de más optar por mejores tecnologías para equipar tu puesto de trabajo en casa que te ayuden a mejorar la dinámica de tus sesiones de teletrabajo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.