Para el próximo año se prevé la conclusión de Performance, un proyecto financiado por la Unión Europea que va enfocado al desarrollo de alimentos con impresión 3D para personas mayores. Y es que según reportes, a la par de que esta población es vulnerable a la desnutrición, en muchas ocasiones le es suministrada comida poco atractiva, así como difícil de masticar y tragar.

Ante este hecho, investigadores europeos han apostado por la impresión 3D para la elaboración de carnes y verduras, que, además de estética y los nutrientes propios, cuenten con texturas digeribles por las personas de edad avanzada.

Ahondando en el plan, se conoció –a través de europa.eu- que quien está al frente de Perfomance es Matthias Kück, consejero delegado de Biozoon, empresa alemana dedicada a la producción de alimentos innovadores; y la cual, en 2010, se planteó el concepto “smoothfood” -para reconstruir comida y aumentar su digestibilidad- y que hoy día es utilizado en diversos ancianatos del territorio germano.

Ejemplo de smoothfood: Alimentos como por ejemplo un filete de pollo se cocinan, trituran y cuelan, para reconstituirlos de nuevo en forma gelatinizada.

En este sentido, cabe destacar que aunque el concepto en cuestión suena muy atractivo, el mismo Kück ha advertido que ampliar su disponibilidad tiene sus limitaciones, por cuanto el proceso es caro y lleva mucho tiempo; sin embargo, he aquí cuando entraría en escena Performance, para subsanar este flagelo apostando a la industrialización.

Siguiendo la línea anterior, en el citado portal se ha informado además que ya son diez socios privados y cuatro institutos de investigación que se están desarrollando tecnología de impresión 3D y sistemas de texturización para hacer comidas seguras y apetitosas y además asequibles.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.