banner_kasperskyEl pago móvil no termina de despegar, pero ya hay usuarios que lo ven tan práctico que han decidido dar un paso más allá y quieren pagar con partes de su cuerpo… Que no se trata de tráfico de órganos ni nada por el estilo, si no de pagar con un chip NFC instalado en el dedo pulgar de la mano. Como lo lees, un australiano ha decidido implantarse un chip en el dedo pulgar para poder pagar sin necesidad de llevar consigo la cartera… ni el móvil.

Lo reseñan en Mashable, explicando que de momento el ‘biohacker’ solo puede hacer ciertas operaciones con el chip que lleva en el dedo, porque éste no funciona independiente del móvil, y aún se encuentra trabajando en hacer los ajustes necesarios para que el chip le permita realizar operaciones financieras con solo acercar su dedo a un lector NFC, como explica en este video:

No termina de convencernos que haya que estar tanto rato moviendo el dedo sobre el lector de NFC para pagar… Sería poco práctico, ¿no? Lo cierto es que en GizTab seguiremos de cerca el avance de esta tendencia, porque si bien hace unos meses pensábamos que había llegado el momento de pagar con el iris, el trágico desenlace del Samsung Galaxy Note 7, el móvil con lector de iris que llegamos a pensar revolucionaria el mundo de los pagos biométricos, ha retrasado la expansión de estos…

Ahora bien, si por una parte poníamos en duda la seguridad de los pagos móviles con la simple comprobación de la huella dactilar, ahora toca preguntarse si la solución sería implantar un chip NFC en nuestro cuerpo. No es tan descabellado, y probablemente lo veamos como algo cotidiano en unos pocos años… ¿Apuestas?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.