La educación online cobra relevancia en los momentos en que vivimos: con un notable aumento de contagios de Coronavirus en España coincidiendo con la vuelta al cole, la posibilidad de que pronto nos encontremos en un escenario de educación a distancia con apoyo de la tecnología e Internet está más que presente. ¿Cómo podemos hacer que el tiempo que estén los niños conectados sea lo más seguro posible?

Vamos a repasar algunas claves que nos han comentado desde Entelgy Innotec Security, la división de ciberseguridad de Entelgy, ha identificado 4 áreas clave a tener en cuenta para que los padres ayuden a sus hijos a disfrutar de todo lo que ofrece la tecnología en el nuevo curso de una forma segura. 

Esto abre un nuevo escenario para padres y menores, que se enfrentan por primera vez a este escenario que en ocasiones resultará difícil de gestionar debido a las múltiples posibilidades que llegan a través de los dispositivos digitales, entre las que se incluyen muchos riesgos.

La dependencia tecnológica, una adicción cada vez más presente

El uso continuado de la tecnología entre los más jóvenes puede generar una adicción que tenga como resultado alteraciones en los hábitos del sueño, de alimentación, en el comportamiento e, incluso, en el fracaso escolar o en diferentes trastornos. Tal y como señala el INE, el 75 % de los niños de 12 años ya tiene un teléfono móvil, un porcentaje que asciende hasta el 90 % a los 14 años.

Por su parte, la UNIR (Universidad Internacional de La Rioja) señala que, de media, 1 de cada 3 menores dedica más de tres horas al día a Internet. Ante este escenario, es fundamental que los padres se aseguren de que sus hijos pasan solo las horas necesarias con la tecnología y de que la compaginan con actividades deportivas y al aire libre.

Será clave además estar muy atento ante posibles signos de alerta, como la obsesión por estar conectado, la pérdida de la noción del tiempo online o las reacciones “extremas” al dejar de usar una consola u otros dispositivos. 

La ciberseguridad, una compañera fundamental en la red

Si bien se ha hablado mucho de la ciberseguridad en los últimos años, hasta ahora la conversación solía centrarse en el mundo de la empresa. Sin embargo, el aumento del tiempo de los niños en Internet conlleva una mayor exposición a las amenazas que puede haber en la red, por lo que es necesario que adquieran una cultura de ciberseguridad mientras aprenden a usar la tecnología. En este sentido, el papel de los padres es esencial y cada vez son más los progenitores preocupados por este tema.

Tal y como señala un estudio sobre Bienestar Digital realizado por la consultora Truth para Google, el 73 % de los padres en España confiesan estar preocupados por el tiempo que sus hijos pasan en Internet. De entre las medidas básicas para una navegación cibersegura destaca el fomento de la utilización de contraseñas complejas y su renovación periódica, la transparencia en torno a los riesgos y posibles amenazas de la red, ofrecer tranquilidad a los pequeños a la hora de hablar de un problema en Internet y, en definitiva, integrar la ciberseguridad en el día a día de las familias. 

La privacidad y el cuidado de nuestros datos personales

Normalmente, cuando descargamos una aplicación tenemos que aceptar una serie de requisitos que pueden afectar a nuestra privacidad y es esencial que los más pequeños sean conscientes de qué datos ceden, a quién y a cambio de qué. Esto no es sencillo, ya que los Términos y Condiciones suelen ser documentos muy extensos y de difícil comprensión, por lo que es muy importante acompañarlos y ayudarlos a identificar los peligros.

También es esencial que los padres, muchas veces tentados a compartir fotografías de sus hijos en las redes sociales (el 23 % de los niños tiene presencia en internet incluso antes de nacer y el 81 % antes de cumplir los 6 meses, según la firma de seguridad informática AVG), respeten la privacidad de la imagen de sus hijos mientras sean menores de edad y no tengan capacidad para decidir ellos mismos. 

El ciberbullying y el uso de las redes sociales

Aunque gran parte del tiempo de las clases haya pasado al entorno online, eso no significa que las amenazas como el acoso o el ciberbullying hayan desaparecido. Tal y como señalan los datos del observatorio para España del Bullying Sin Fronteras, entre 2017 y 2018 el número de casos de bullying aumentó en un 22 %, algo que se produce tanto en el entorno presencial como en el online.

Además, el uso de las redes sociales no deja de aumentar y el anonimato que ofrecen a veces y la posibilidad de localizar a la víctima esté donde esté a través de su teléfono, hace que esta situación sea hoy en día más peligrosa que nunca. Por eso, es fundamental que los padres hablen abiertamente con sus hijos para normalizar las conversaciones en torno a estos temas y así poder anticipar las señales de alerta. 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.