Cuando el Apóstol Santo Tomás expresó “ver para creer”, nunca imaginó lo que estaba por venir. En la actualidad, “ver algo» no implica que sea verdad… diversos programas informáticos pueden falsear imágenes y videos; y tal como ya muchos expresan: ¡Están hackeando la realidad! Bienvenidos al mundo del Deepfake. Aquí te explicamos qué es, cómo funciona, sus usos, ventajas, y riesgos.

Desde los años 50 del siglo pasado, el ser humano ha estado trabajando en el desarrollo de la denominada “inteligencia artificial”. De esta forma, se desarrollan programas informáticos que partiendo de diversos algoritmos, dan respuestas… imitan, desarrollan. Pero como es inherente al ser humano en su libre albedrío, cada creación puede usarse para el bien… o para el mal.

Si bien es cierto que la historia del ser humano está plagada de personajes que quisieron engañarnos con relatos, imágenes o videos falsos, pronto eran descubiertos porque no existían los recursos adecuados para hacerlos completamente creíbles. Lamentablemente, para bien o para mal, la inteligencia artificial cada día está más desarrollada.

DeepFake: Ventajas y riesgos

En el 2017, por ejemplo, diversos programas de inteligencia artificial empezaron a mostrar sus productos: videos pornográficos creados partiendo de bases de imágenes, videos reales, y sincronización, finalmente “protagonizados” por destacadas figuras públicas que, casualmente, nunca los hicieron… y aunque resultaron Deepfake, eran tan real que la reputación de esas personas quedó dañada pues siempre quedó la duda.

Ya muchos de esos programas de inteligencia artificial están a disposición de todos. ¿Acaso no son estos programas los que permiten que rejuvenezcas o envejezcas tu rostro para determinadas fotos o videos? ¿Qué son esos programas donde tu rostro se agrega a determinada obra de arte, o a una escena de una famosa película de Hollywood?

Pero el mundo Deepfake ya está también en la medicina, en la política, en todo, aprovechándose de la frivolidad de muchos que no investigan, y aceptan como cierto todo lo que ven. Ahora tendremos que preguntarnos: ¿Ese médico que está recomendando determinado tratamiento existirá realmente? ¿Será cierta esa manifestación? ¿En verdad ese político habrá dicho eso? Terrible, porque ya parece que este mundo de la mentira se está generalizando.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.