Cuando hablamos de transformación digital lo hacemos sobre los grandes avances que la tecnología ha supuesto en nuestro entorno. La evolución es tan notoria que las empresas se ven obligadas a actualizar la forma de ejecutar sus acciones para seguir manteniendo su presencia en el mercado. Pero, ¿cómo afecta esta transformación a las PYMES? Vamos a ver en qué deben invertir sus esfuerzos las PYMES para ser más competitivas en 2021.

Y es que las empresas son cada vez más conscientes de la necesidad de incluir en su equipo a agencias, personas o departamentos cualificados que les ayuden a ejecutar, resolver e implementar estrategias digitales para mantener un posicionamiento digital de calidad, más aún ahora que la COVID-19 impulsa la transformación digital en todos los sectores.

Así, a medida que avanza la digitalización en el mundo empresarial, es normal que nazcan también nuevas disciplinas en torno a este ámbito e, incluso, que muchas que surgieron en un momento en el que la tecnología no estaba tan avanzada terminen sacando el máximo partido de este entorno. Es el caso del marketing tradicional, que supo ver en Internet una herramienta muy valiosa a la hora de crear nuevos métodos de comunicación. Así, el uso de nuevas campañas, como las de email marketing, dio lugar a una nueva vertiente: el marketing digital.  


Te puede interesar:

GoDaddy facilita la creación de Webs gratis para autónomos y Pymes


Desarrollo Web y marketing digital: las claves

Para vender más en Internet las empresas necesitan estar en Internet. Para esto las PYMES y autónomos, sean del sector de productos o de servicios, deben invertir esfuerzos y recursos en desarrollo web. Esto abarca todos los elementos que forman la interfaz digital. El objetivo de esta disciplina es poner en marcha el funcionamiento y el desarrollo del site, de modo que vaya acorde con las necesidades de la empresa.

El desarrollo Web es un pilar fundamental en las webs de las empresas, ya que permite que se muestren y ejecuten de manera eficaz y organizada todos aquellos datos y acciones que el cliente potencial necesita consultar o llevar a cabo.

Así, el desarrollo web ayuda a que la página sea responsive para que se pueda acceder a la misma desde cualquier dispositivo o a ubicar estratégicamente el call to action (CTA) en la interfaz para que el usuario se sienta atraído por el producto o servicio. Otro de los valores del desarrollo web es mejorar la usabilidad del site con el fin de evitar una arquitectura online poco atractiva para el usuario final. Su objetivo es crear y diseñar una web de acuerdo con el objetivo de la marca y aquellos puntos que el departamento de marketing considere imprescindibles.

El marketing digital, por su parte, es la combinación de estrategias y acciones que facilitan la comercialización de los productos y/o servicios de una empresa. Uno de los aspectos primordiales de los que se encarga el marketing digital es el de establecer una estrategia web que sea beneficiosa para la empresa.

De este modo, la implementación de técnicas SEO ayudan a posicionar a la marca por encima de sus competidores en los motores de búsqueda. No obstante, se trata de una especialidad mucho más amplia, ya que, ayuda a segmentar al público objetivo y a alcanzarlo a través de varios canales, como las redes sociales o el email. Todo ello ayuda a segmentar y llegar hasta el público objetivo, fidelizando clientes y atrayendo a nuevos.

Como ves, la clave en 2021 para los negocios, sean del tipo que sean, pasa por estar en Internet, con una presencia sólida que les permita acercarse eficientemente a sus clientes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.