LLega el segundo trimestre del año y puede que aún te estés planteando la interrogante sobre si debes comprar el Samsung Galaxy S7 Edge o el iPhone 6S. A ver, que aunque seas usuario de Android es inevitable, si estás a punto de renovar tu terminal, no echar un vistazo al iPhone 6s de Apple, que aunque tiene otro sistema operativo vendría siendo su principal rival en cuanto a móviles de gama alta se refiere. No obstante, a pesar de la titánica lucha entre estos dos gigantes por el control del mercado de los móviles de gama alta, quizá su pelea no sea más que por un puñado de consumidores indecisos.

En este momento, cuando los móviles se han convertido en una parte integral de nuestras vidas, la mayoría de los usuarios ya ha escogido su plataforma móvil, es decir, iOS o Android. Al ser de esta manera, lo más probable es que estos se queden con la plataforma que han elegido durante mucho tiempo.

Eso significa que la mayoría de los compradores del nuevo Samsung Galaxy S7 serán aquellos usuarios que ya poseen equipos Samsung de otros modelos y no tanto nuevos compradores ni mucho menos usuarios de iPhone. Sin embargo, a pesar de que este sea el caso, sigue siendo interesante ver con qué armas puede el nuevo Galaxy S7 competir con el equipo más reciente de Apple, el iPhone 6s.

Diseño y pantalla

El diseño es quizá uno de los aspectos menos comparables entre el Samsung Galaxy S7 y el iPhone 6s, ya que a nivel estético difieren bastante. No obstante, hay cualidades que destacan en ambos equipos como su excelente construcción y su apariencia premium que los posiciona como dos de los equipos más elegantes del mercado.

Con el Galaxy S6, Samsung logró crear el móvil más hermoso en su historia como marca. Finalmente abandonaron las carcasas de plástico y optaron por una combinación de vidrio y metal que sin duda alguna hizo de este modelo un móvil a la altura de la gama alta. Con este éxito, Samsung decidió no hacer mayores cambios en el S7, creando así un equipo muy parecido a su predecesor.

Pero, a pesar del gran diseño del S7, para muchos el nuevo terminal de Samsung no termina de derrotar el estilo de Apple. Si bien es cierto que el diseño del iPhone 6s tampoco difiere radicalmente de su predecesor, el iPhone 6, aún sigue siendo para muchos el móvil más bonito del mercado, incluso comparado con el S6.

Aún así sería bastante difícil elegir entre el iPhone 6s y el Galaxy S7 dado que Samsung ha hecho unos cambios, que si bien son pocos, son importantes a nivel de diseño. Un detalle que llama la atención ha sido la reducción de la protuberancia de la cámara en la parte trasera, una característica que mantiene el iPhone 6s.

Adicionalmente, el Samsung Galaxy S7 incorpora una característica que no veíamos en un buque insignia de Samsung desde el S5: la resistencia al agua y al polvo. Sí, la coreana ha logrado hacer que su nuevo terminal tenga la certificación IP68, lo que significa que el Galaxy S7, a diferencia del iPhone 6S, es capaz de sobrevivir a un accidente acuático.


 

¿Merece la pena comprar el Samsung Galaxy S7 Edge?


 

Por otro lado, la pantalla es quizá una de las diferencias más evidentes entre el Samsung Galaxy S7 y el iPhone 6s. Mientras que el equipo de Samsung dispone de una pantalla Super AMOLED de 5,1 pulgadas, con una resolución de 2560×1440 píxeles, el de Apple dispone de una pantalla Retina HD de 4,7 pulgadas, con una resolución de 1334×750 píxeles.

Con estas resoluciones, la densidad de píxeles en el Galaxy S7 es de 577 ppp, mientras que la del iPhone 6s es de 326 ppp. Aunque con esos números podríamos creer que existe una gran diferencia en la calidad de las pantallas, lo cierto es que en la práctica la diferencia en la nitidez es realmente poco notable.

Software & Hardware

En cuanto al procesador y el sistema operativo sabemos que estos equipos son poco comparables. Mientras que el iPhone 6s utiliza el chip A9 de Apple, el Galaxy S7 ha optado por el Snapdragon 820 de Qualcomm y su propio chip, el Exynos 8890. Dependiendo de la región, la compañía coreana venderá una u otra versión.

Samsung ha asegurado que ambos chips ofrecerán un mejor desempeño comparado con el S6 y de forma específica ha indicado que los procesadores del S7 serán 30% más rápidos. Sin importar el procesador con que esté equipado, este estará acompañado por una memoria RAM de 4GB, a diferencia del iPhone 6s que incluye una de 2GB.

Otra ventaja del nuevo Galaxy S7 es la incorporación de la ranura para tarjetas MicroSD, gracias a lo cual el usuario podrá expandir su memoria interna hasta 200GB sin necesidad de depender de las conexiones WiFi o 4G. En el caso del iPhone 6s esto no es posible debido a que ningún móvil de Apple ha contado jamás con esta función, por ello los usuarios que necesiten más espacio de almacenamiento deberán utilizar algún sistema basado en la nube.

Estos equipos corren con sistemas operativos diferentes, razón por la cual difieren en muchos aspectos. El Samsung Galaxy S7 viene con la versión más reciente de Android, que es Marshmallow, mientras que el iPhone 6s también viene con la versión más reciente de iOS. Ambos sistemas operativos están enfocados en mejorar el rendimiento, por lo que realmente no presentan muchos cambios respecto a sus versiones anteriores.

En lo que respecta a las cámaras, es bien sabido que los equipos de Apple ofrecen una calidad increíble difícilmente alcanzable por otros dispositivos parecidos. No obstante, el año pasado Samsung destacó al crear una de las mejores cámaras del mercado para el Galaxy S6. Este año la compañía coreana ha logrado cerrar un poco más la brecha y alcanzar el nivel de Apple con la cámara del Galaxy S7.

Aunque tanto la cámara del S7 como la del 6s disponen de 12 MP, el equipo de Samsung tiene una apertura mucho más amplia que la del iPhone: f1.7 frente a f2.2. Por lo tanto, la cámara del S7 debe ser tan buena o inclusive mejor que la del 6s en condiciones de baja luminosidad.

La autonomía de los equipos es también un aspecto fundamental hoy día, sin embargo, ni el Galaxy S6 ni el iPhone 6 fueron equipados con excelentes baterías. Con un uso regular, ambos equipos luchaban para terminar el día con algo de carga, no obstante, las quejas parecen haber sido escuchadas, al menos en el S7.

El nuevo equipo de Samsung dispone de una batería de 3000 mAh, en contraste con la de 1715 mAh incluida en el iPhone 6S. Si bien es cierto que el equipo de Apple dispone de una batería mucho más pequeña, el desempeño del móvil es tan bueno que puede aguantar más de 11 horas de juego intenso, algo bastante positivo para un equipo de ese tamaño.

Veredicto

Tras poner en contraste algunas de las características del Galaxy S7 y el iPhone 6s, notamos que el nuevo equipo de Samsung se impone ante el de Apple en ciertos aspectos como la pantalla, la posibilidad de expandir la memoria e incluso la duración de la batería. Sin embargo, a nivel de software, puede que el iPhone 6s suponga mayores ventajas.

Ambos equipos son poderosos, elegantes y llamativos, pero no cabe duda de que el Galaxy S7 es una gran bestia que podría fácilmente opacar por completo al iPhone 6S. Esta quizá no sea una sorpresa para nadie, ya que el iPhone 6s realmente se encuentra a la mitad de camino de ser un buque insignia. Sabemos que el verdadero rival del Galaxy S7 llegará unos meses después con el lanzamiento del iPhone 7.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.