Hace algunos años le pedíamos a las marcas de telefonía móvil que fueran capaces de crear teléfonos que nos permitieran tener batería para un día o incluso dos. Pero lo cierto es que hasta que no lleguen las baterías de sulfuro litio eso será complicado. Sin embargo, ese deseo hoy en día se hace más efímero al tener sistemas de carga como Quick Charge 5.0 de Qualcomm, puesto que con tener el teléfono cargando en 5 minutos podremos tener batería para varias horas.

Las baterías son mejores cada año que pasa, pero la gran evolución se ha dado en los sistemas de cargado con velocidades despampanantes como las de los buques insignia de Oppo, por poneros un ejemplo.

Pero ahora le toca el turno a Qualcomm, puesto que si alguien se creía que el gigante norteamericano se iba a quedar atrás en este tema estaba sumamente equivocado. Con este movimiento vuelve a colocarse en el puesto número uno, sobre todo por volumen de smartphones que van a llevar este sistema en un futuro no muy lejano. Veamos en detalle cómo será esta tecnología que promete hacernos cargar el móvil en tiempo record para no depender de baterías externas ni powerbank

Historia de Quick Charge

Quick Charge es una tecnología de carga rápida patentada por Qualcomm y solo compatible con algunos de los procesadores Snapdragon.

Hasta la llegada de la Quick Charge 5.0 de Qualcomm que nos ocupa hoy, la última de las versiones eran las 4.0 y 4.0+, una versión creada por la compañía estadounidense para luchar contra marcas como Oppo y sus sistemas de carga de 65 W.

Este sistema de carga rápida fue creado en 2013 y contaba con una potencia máxima de 10 W, siendo compatible con el procesador Snapdragon 600.

En el año 2015 Qualcomm lanzó Quick Charge 2.0 que contaba con una potencia máxima de 18 W, siendo totalmente compatible con los Snapdragon 200, 208, 210, 212, 400, 410, 412, 415, 425, 610, 615, 616, 800, 801, 805, 808, 810.

El sistema Quick Charge 3, lanzado en 2016 y conseguía llegar hasta los 18W siendo compatible con los Snapdragon 427, 430,450, 435, 617, 620, 625, 626, 630,650, 652, 653, 820 y 821.

El turno del sistema de carga rápida Quick Charge 4.0 le tocó ser lanzado en el año 2017 para los procesadores Snapdragon 660 y 886, consiguiendo una velocidad de carga máxima de 27 W. Ese mismo año apareció el sistema Quick Charge 4.0+ para los Snapdragon 675, 710 y 845 con una velocidad máxima de 45 W.

Este año 2020 se anuncia una nueva versión de este sistema de la que vamos a hablar a continuación, mientras tendremos que conformarnos con los smartphones con mejor batería del mercado.

Quick Charge 5.0 de Qualcomm

Quick Charge 5.0 de Qualcomm
Tabla de distintos Quick Charge

Si algo está quedando claro este año es que en lo que se refiere a la autonomía de los terminales, las marcas buscan ser las más rápidas cargando las baterías actuales, más que ofrecer a los usuarios más días de autonomía.

Y aquí es donde entra en juego el sistema Quick Charge 5.0 de Qualcomm, con una potencia de hasta 100 W, capaz de cargar el 100% de una batería en apenas 15 minutos.

Con este paso, Qualcomm va a conseguir que muchos terminales del mercado consiguen tener una carga rápida verdaderamente de nivel, además de estandarizar este tipo de sistemas en el mundo smartphone, puesto que lo hemos conocido hasta ahora eran marcas sueltas como Oppo o Vivo, que tenían sus propios sistemas de carga independientes.

Con el sistema Quick Charge 5.0 de Qualcomm, se puede conseguir tener el 100% de una batería en solo 15 minutos, pero eso no es todo porque con solo tener 5 minutos el terminal conectado a la red eléctrica, ya podremos tener el 50% de la carga de la batería completado.

Además, desde Qualcomm nos informan de que el rendimiento de la nueva versión es un 40% más veloz que la versión anterior, además de tener un sistema para reducir en 10 grados la temperatura del terminal mientras se está cargando para que no haya ningún tipo de sobrecalentamiento que pudiera dañar la batería.

Quick Charge 5.0 de Qualcomm
Características de Quick Charge 5

También la carga Quick Charge 5.0 de Qualcomm se podrá usar en móviles que ofrezcan soporte a una versión anterior. Por ejemplo, Quick Charge 5.0 de Qualcomm es compatible con los chips Snapdragon 865 y el futuro 865 Plus, aunque para que funcionen con este tipo de carga, el fabricante tendrá que implementar la tecnología, no valdrá solo con tener el procesador.

Si algo queda claro es que con este nuevo sistema Quick Charge 5.0 de Qualcomm, la marca americana va a dar un golpe encima de la mesa y va a obligar al resto de competidores a tener sus equipos preparados para la lucha por saber quién es el que carga sus terminales con una mayor velocidad.

Es tema está en que Qualcomm juega con la ventaja estratégica de vender sus procesadores al mismo tiempo que su sistema de carga rápida. Muchas marcas optarán por comprar todo el paquete en vez de tener que desarrollar ellas mismas su propio sistema de carga.

Y a nivel usuario es una revolución que con 5 minutos tengas para la mitad de batería de tu smartphone, por lo que te va a dar igual si tu teléfono tiene una buena o mala autonomía, porque estos sistemas de cargar tan ultrarápida están pensados para olvidarnos de cuánto dura la batería.

La lucha de las marcas se centra más en la carga que en la autonomía, por lo que no nos extrañaría que llegase un momento que en las y pruebas que hacemos a los teléfonos, dejemos de lado la autonomía para centrarnos únicamente en sí tarda 2 o 3 minutos más en cargar nuestra batería. La parte buena que es esta lucha se dará en móviles de menos de 600 euros o en menos de 300 euros.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.