La tecnología en la cocina cada vez tiene más protagonismo. Si hace poco hablamos del horno más inteligente que existe, y de la utilidad de los robots de cocina en el día a día, ahora es el turno de hablar de una herramienta cada vez más popular: las ollas de cocción lenta tipo crock pot. A continuación, te detallaremos todo lo que debes tener en cuenta a la hora de comprar una.

Y es que muchos consideran la cocina como una pasión, y para amenizarla, se apoyan en distintas herramientas que facilitan la preparación de comidas. La olla de cocción lenta se ha convertido en uno de los electrodomésticos más solicitados en la actualidad. Su diseño es ideal para la preparación de guisos y estofados.

Si bien se puede realizar con ollas convencionales, el trabajo resulta un poco más complicado cuando quieres mantener la temperatura. Con el uso de una crock pot, cocinar a fuego lento es bastante sencillo. Al contar con la última tecnología, te permite realizar otras tareas mientras se prepara el plato sin temor a que se queme.

OFERTA
Crock-Pot SCV400RD Olla de cocción lenta manual para preparar...
  • Prepara recetas de carne, pescado, verduras, legumbres, postres, bizcochos, yogur, pan y mas
  • Potencia el sabor y la textura de tus platos, conservando mejor el aporte nutricional de los ingredientes

¿Qué es una olla de cocción lenta o crock pot?

Como su nombre indica, la olla de cocción lenta es un electrodoméstico que trabaja con un sistema de cocción prolongada. Con su uso, será posible estofar distintas clases de alimentos. De manera específica, se habla de una cazuela capaz de mantener la temperatura estable con distribución de calor uniforme. Esto permite que cada uno de los alimentos se cocine en su punto exacto, evitando así comidas crudas o quemadas.

Para poder utilizarla es necesario conectarla a una toma de corriente. Además, hay que configurar la temperatura que quieres mantener constante durante todo el proceso. Tras esto, se necesita colocar cada uno de los alimentos dentro del recipiente, indicando el tiempo. Una vez iniciada, la olla irá cocinando lentamente y avisará una vez que finalice el temporizador. Además, si lo deseas, puedes utilizarla dentro del horno sin riesgo a que se produzca ningún daño.

Trabaja con resistencias internas, que se encargan de proporcionar el calor. Pero algo que convierte a este electrodoméstico en una opción ideal, es la forma en cómo se conservan los nutrientes de los alimentos, por lo que siempre vas a estar cocinando platos saludables.

¿Cómo elegir una olla de cocción lenta?

Una olla de cocción lenta puede convertirse en un gran aliado en la cocina. Aunque no se puede utilizar con cualquier comida, es ideal para la preparación de guisos y estofados. Pero se debe elegir una adecuada a los usos que piensas darle y las necesidades que tengas. Así que vamos a ver cómo elegir la mejor olla de cocción lenta tipo crock pot para ti.

Materiales de fabricación

Las ollas de cocción lenta están fabricadas con una base de cerámica o porcelana. Esta es la clave para que funcione adecuadamente. El resto del cuerpo es de aluminio o acero inoxidable. De esta manera, se facilita el proceso de limpieza. Se podrá lavar con agua sin ningún problema. Además, mantiene los vapores concentrados, aun cuando ya se ha terminado de cocinar la comida.

Pero en la actualidad, se han rediseñado para poder darle más usos. Incluyen una base de cerámica mejorada, que aumenta la resistencia al calor, con lo cual es posible utilizarlas dentro del horno, o encima de un fogón. Si se planea darle estos usos, es necesario verificar el tipo de base que incluye. 

Capacidad

Si bien todos los modelos son similares, una de las mayores diferencias son los tamaños. Elegir la capacidad dependerá de la cantidad de comida que planeas cocinar. Su presentación se indica en litros, y se pueden encontrar seis modelos:

  • 2 litros: dos raciones.
  • 3 litros: entre tres y cuatro raciones.
  • 3,5 litros: cuatro raciones.
  • 5 litros: cinco raciones.
  • 6 litros: siete raciones.
  • 6,5 litros: ocho raciones.

También es posible adquirir una mini crock pot para preparar porciones individuales. 

Diseño y accesorios

Son muchos los usos que se le pueden dar a una olla de cocción lenta o crock pot. Si eres un usuario poco experimentado, lo mejor es una olla automática, que incluye un temporizador, así sabrás el momento exacto en que la comida esté lista. 

En el caso que desees servir directamente de la cacerola, puedes optar por una removible. Por lo general, incluyen la función calor post-cocción, de forma que la comida se mantendrá caliente aunque ya no se esté cocinando. Y para facilitar el proceso de limpieza, lo mejor es buscar modelos fabricados con piezas antiadherentes, así no quedarán residuos de comida, y tampoco se desperdiciará ningún alimento.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.