Ya lo habíamos comentado antes: hoy día existe una aplicación para casi cualquier cosa y Flikshop es la prueba de esto. Esta es una aplicación de postales fotográficas dirigida a los presos con el fin de motivarlos para que cambien su vida una vez estén fuera de prisión.

El creador de la aplicación es Marcus Bullock, un exconvicto que cumplió una condena de 8 años tras haber sido sentenciado a los 15 años por robo de auto, intento de robo y uso de arma de fuego.

Bullock piensa que no hay nada más importante que mantenerse en contacto con los seres queridos mientras se está en la cárcel, por lo tanto, las fotografías y mensajes que llegan desde casa pueden ser un gran motivador para que los presos cambien sus vidas después de su liberación.

“En prisión, las llamadas son la mejor parte del día, cada día…y en realidad recibir correo es como sacarse la lotería”, dijo Bullock.

Por esta idea en su cabeza fue que Bullock, unos años después de haber recuperado su libertad en 2004, decidió crear Flikshop. Esta aplicación, gratuita para iOS y Android, permite a los usuarios tomar fotografías y personalizarlas con mensajes para enviárselas a amigos y familiares a cualquier prisión o correccional en Estados Unidos por tan solo 99 centavos de dólar. En un lapso de tiempo estimado entre dos y cuatro días, los destinatarios recibirán la fotografía en forma de postal con el mensaje de sus seres queridos.

Bullock aseguró que quería crear algo que tendiera un puente para los presos y así acercarlos más a sus familiares a pesar de la distancia:

“Flikshop permite enviar imágenes y una nota rápida para decir que te acordaste de su refresco favorito. Eso es una conexión real”.

Sin embargo, para el creador de esta app, el trayecto para construir el negocio no fue fácil. Aunque Bullock ya había incursionado en el área mientras estuvo en prisión, donde recibió su prueba de Desarrollo General de Educación al tomar cursos universitarios, incluido uno en negocios y software de ordenador, se topó con muchos obstáculos: “Soy un joven negro que habla sobre lanzar una empresa de tecnología sin antecedentes de capital de riesgo, no tengo ningún antecedente en la tecnología… nadie me tomaba en serio”.

Bullock señaló que existe un gran tabú persistente alrededor del sistema de prisión, lo que impide a las personas abordarlo. Sin embargo, logró asociarse con grupos de defensa de presos para organizar campañas de correo por Flikshop, además de una iniciativa basada en Flikshop, Bring in the Community, llevando emprendedores locales como él a instalaciones correccionales para enseñarles habilidades de negocios a los prisioneros.

“Sabía que tenía que haber una mejor forma cuando saliera”, dijo Bullock. “La meta es tener un impacto positivo en el reingreso para otros”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.