Desde que las redes sociales y las plataformas de comunicación se popularizaron en Internet, el ciberbullying se ha convertido en una actividad bastante común. Si sientes que sufres de ciberacoso, a continuación te mostraremos cómo es posible enfrentarse a esta situación.

Por lo general, los acosadores son personas que suelen atacar a sus víctimas fuera de este entorno, y buscan cualquier momento para crear malestar.

Debido a que este tipo de acoso ha ido en aumento, son muchos los esfuerzos que se han hecho para combatirlo. No solo a nivel de políticas en las plataformas, también se está buscando educar a todos los usuarios para evitar los ataques o protegerse de ellos.

Busca ayuda para lidiar con el estrés

Muchas de las víctimas que sufren ciberbulliying tienen cuadros de depresión, ansiedad, y sobre todo estrés. De hecho, el estrés es una sensación que está presente cada vez que acceden a Internet. Se puede sentir a cada momento que el acosador está intentando atacar, por lo que los nervios y el malestar son evidentes.

El mismo sentimiento puede ser detonante para muchas acciones negativas por parte de la víctima, por lo que es necesario aprender a lidiar con el estrés. Si bien es posible apoyarse en amistades y familiares, lo mejor es acudir a un profesional cuando la situación esté fuera de control. Los psicólogos son una excelente herramienta en estos casos.

Al respecto, Jorge Flores, Director de Pantallas Amigas, nos explica que si detectamos que nuestro hijo puede estar siendo víctima de ciberacoso debemos:

«Calmarse, no actuar de forma impulsiva o acelerada. Pensar desde el inicio en la víctima y su bienestar, sabiendo que también quien agrede necesita atención. No presuponer y tomar los datos que sea posible y, por último, pero muy importante, dejarse acompañar y facilitar la labor que el centro educativo tiene la obligación de emprender una vez informado»

También se le recomienda a la persona enfocarse en otras actividades que permitan despejar la mente. Apuntarse a hacer ejercicio es una buena idea, aunque al tratarse de un estado relacionado con la mente hay mejores alternativas. Por ejemplo, la meditación, yoga y hasta ejercicios de meditación.

Desvía los mensajes de ataque

Cuando hablamos de desviar, hacemos referencia a la posibilidad de ignorar toda intención de ciberbullying. Los acosadores se dedican a enviar mensajes de correo electrónico, o mensajes privados en las redes sociales. No solo se trata de palabras escritas. Muchos acosadores se dedican a enviar contenidos multimedia para generar malestar. En este sentido, lo ideal es no caer en las provocaciones.

La primera recomendación es no responder a ningún mensaje de acoso en redes sociales. Cuanto más los ignores, mayores probabilidades habrá de que el ciberacosador desista de su actividad. También es recomendable que elimines todo lo que envía sin abrir ninguno de los mensajes. Al no leer o echarle un vistazo a esa información, evitarás ser atacado, y así tu autoestima no se verá afectada ni tu estado de ánimo.

Guarda pruebas del ciberbullying

El ciberbullying es una actividad considerada ante la ley como un delito, por lo que si se ataca a una persona a través de internet pasa a ser una víctima. En este sentido es posible denunciar todo lo que sucede, pudiendo acabar fácilmente con los ataques.

La primera recomendación es abrir cada uno de los mensajes que ha enviado el ciberacosador, y guardar evidencia de todo los ataques. Si se trata de un menor de edad, es necesario comunicar la situación a un adulto, preferiblemente a los padres. Ellos se encargaran de formalizar la denuncia para detener el ciberacoso. En el caso de personas adultas, serán ellos mismos quienes realicen el proceso por su cuenta.

Contar con pruebas reales es la única manera de acusar al acosador. Si se borra toda la información, no habrá manera de hacer una denuncia.

Y una pregunta importante: ¿Qué hacer si creo que a mi hijo le están haciendo ciberbullying; o por el contrario, si es mi hijo el que está acosando a otro? Patricia Núñez, directora de la Cátedra de Comunicación Digital en Infancia y Adolescencia, nos explica que:

«La comunicación es esencial entre adultos y los más pequeños. Debemos observar el comportamiento de nuestros hijos e hijas y, sobre todo, ayudarles a expresar sus sentimientos y preocupaciones sin juzgarles. El seguimiento con el centro escolar también es clave para detectar algún tipo de comportamiento que pueda tener reflejo en su vida “offline”, por ejemplo, su comportamiento en clase, en el patio o en otras actividades».

Denuncia el ciberacoso en redes sociales

En la actualidad, muchas redes sociales cuentan con mecanismos para luchar contra el ciberbullying. Al convertirse en una actividad bastante común, ha sido necesario adaptar las plataformas para proteger a todos los usuarios.

Redes sociales como Twitter, Facebook e Instagram cuentan con políticas y directrices que prohíben completamente el acoso y el hostigamiento. Los usuarios tienen la posibilidad de denunciar mensajes y publicaciones. Sin embargo, también cuentan con un sistema de inteligencia artificial, que permite detectar el lenguaje agresivo en comentarios. En este tipo de casos no siempre será necesario denunciar, ya que la misma plataforma eliminará el comentario.

Si bien se sabe que acabar con el ciberbullying no es una tarea fácil, son muchas las maneras en que las víctimas pueden defenderse de sus acosadores. Y estas son algunas de las opciones que te ofrecemos en el caso que seas una víctima de esta actividad. No olvides apoyarte en las personas más cercanas de tu círculo social, y cuida siempre de tu salud mental.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.