Más allá de los coches autónomos o el uso de 5G en el mundo del motor, hay tecnología que hace más segura la conducción. Y es que cuando hablamos de seguridad al volante pensamos en la prudencia y mesura que debemos tener al conducir un vehículo de motor en cualquier carretera. Ahora bien, gracias a la tecnología para la seguridad en el coche, se han desarrollado sistemas de asistencia a la conducción que disminuyen en gran medida los accidentes.

Evidentemente, aunque los sistemas de asistencia a la conducción pueden ser muy útiles, es importante tener en cuenta que no son sustitutos de un conductor atento y responsable. Los conductores deben seguir prestando atención y tomar decisiones de conducción adecuadas, pero es bueno conocer qué son y cuáles son sus ventajas.

Sistemas de asistencia a la conducción: Ventajas

Los sistemas de asistencia a la conducción son tecnologías que ayudan al conductor a manejar el coche de manera más segura y cómoda. Estos sistemas se basan en la utilización de sensores, cámaras y otros dispositivos que recogen información del entorno del coche y también de la conducta del conductor.

Con esta información, los sistemas de asistencia a la conducción pueden realizar una serie de funciones automáticas para mejorar la seguridad y la eficiencia del vehículo. Una de las ventajas más evidentes de dichos avances para la seguridad en el coche es que pueden ayudar a evitar accidentes de tráfico.

Por ejemplo, algunos sistemas de asistencia a la conducción incluyen tecnologías como el control de crucero adaptativo, que mantiene una distancia segura con el vehículo delantero. Para conseguirlo, puede acelerar o frenar automáticamente y así evitar colisiones; mientras que otros sistemas pueden alertar al conductor de peligros potenciales al cambiar de carril.

Además de mejorar la seguridad, los sistemas de asistencia a la conducción también pueden hacer la experiencia de conducción más cómoda y menos estresante.

De este modo, el asistente de aparcamiento puede ayudar al conductor a aparcar en espacios estrechos, mientras que el asistente de mantenimiento de carril mantiene el vehículo en su trayectoria.

Por otra parte, también hay sistemas que pueden detectar el cansancio del conductor y emitir una alerta para que se detenga o descanse. En cualquier caso, estas innovaciones tienen aún limitaciones y puede que no funcionen en todas las condiciones de conducción, por lo que no hay que confiarse.

¿Cuáles son los sistemas de asistencia a la conducción más comunes?

Como ves, los ADAS, o sistemas avanzados de asistencia a la conducción, son innovaciones de tecnología para la seguridad en los coches muy útiles. Con el objetivo de evitar accidentes y que la experiencia de conducir sea más placentera, estos son algunos de los sistemas más comunes usados actualmente:

  1. Control de crucero adaptativo: mantiene una distancia segura con el coche delantero y puede acelerar o frenar automáticamente para evitar colisiones.
  2. Asistente de mantenimiento de carril: mantiene el coche en su carril y puede corregir su trayectoria si el conductor se desvía accidentalmente.
  3. Asistente de cambio de carril: alerta al conductor de peligros potenciales al cambiar de carril, y, en algunos casos incluso interviene automáticamente para evitar una colisión.
  4. Asistente de aparcamiento: ayuda al conductor a aparcar en espacios estrechos.
  5. Detector de cansancio del conductor: detecta el cansancio del conductor y emite una alerta para que se detenga y descanse.
  6. Asistente de arranque en pendiente: ayuda al conductor a arrancar en cuestas pronunciadas sin tener que utilizar el freno de mano.
  7. Asistente de luz alta: enciende y apaga automáticamente las luces altas en función de las condiciones de iluminación.
  8. Sistema de asistencia en el arranque: ayuda al conductor a arrancar en condiciones de nieve o hielo.
  9. Sistema de monitorización de ángulo muerto: alerta al conductor de la presencia de otros coches en el ángulo muerto.
  10. Asistente de frenado de emergencia: detecta posibles colisiones y emite una alerta al conductor. En caso de que el conductor no reaccione, el sistema puede intervenir automáticamente para frenar el coche.

Periodista de tecnología.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.