BANNER CECOTEC

Puedes conocer de memoria todas las señales de tránsito, ser el amo de las rotondas y el más astuto de los conductores, pero, hay que reconocer que nunca tendrás más de dos ojos al momento de conducir. La tecnología al volante nos ayuda en muchas ocasiones y gracias a ella podemos estar más cómodos y seguros en el coche. Por eso es hora de que hablemos de lo que puede ofrecer un sistema de detección de ángulo muerto. Seguro te estás preguntando, ¿qué es el ángulo muerto? Es ese punto en donde tu visión queda en el limbo. Veamos.

Cuando usas los retrovisores para cambiar de carril, dar marcha atrás o maniobrar en algún cruce, puede que no veas si un vehículo se acerca rápidamente y de manera sorpresiva por tu lado izquierdo. Cuántas veces hemos dicho, ¡es que no lo vi venir!, ¡ha salido de la nada!, ¡se me ha lanzado encima! En estos casos específicos, muchas veces ninguno de los dos conductores ha tenido la culpa, han sido víctimas del llamado punto ciego.

Se ha comprobado, a través de varios estudios, que la detección de ángulo muerto podría evitar un gran número de accidentes de tráfico. La seguridad que te genera conducir de forma habitual se puede ver afectada, si una maniobra en la que te sientes seguro podría terminar en una colisión.

Cómo funciona el Sistema de Detección de Ángulo Muerto

La detección de ángulo muerto es una herramienta muy útil para darle seguridad al conductor a la hora de cambiar de carril o de tener una visión 100% de su entorno. El sistema está dotado de sensores que detectan en ambos lados del coche o en la parte trasera, lo que no deja ver el punto muerto; los avisos se dan en los retrovisores laterales o muy cerca de ellos. 

Cuando el sistema actúa, se puede ver en el retrovisor una alerta de encendido, generalment, es una luz amarilla que cuando detecta un vehículo en el punto ciego también activa una alerta de sonido. Estos sensores observan en todo momento las zonas laterales cercanas al coche y se activan en una longitud de 10 metros por detrás del retrovisor y 4 metros de anchura.

El módulo electrónico central del coche es el que maneja el sistema de detección de ángulo muerto, en otras opciones, el proceso se hace a través de cámaras que se instalan en cada uno de los retrovisores, estas, registran 30 fotografías por segundo, que a su vez son cotejadas entre sí, proporcionando información precisa para activar la alerta en caso del acercamiento peligroso de un vehículo o moto.

El ángulo muerto y los accidentes de tráfico

La ausencia de detección del ángulo muerto se ha convertido en un problema de seguridad vial, sobre todo en las zonas urbanas más transitadas, en donde no sólo se ven involucrados los coches sino también las motos y más recientemente los monopatines, que cada vez son más utilizados por la población.

La Unión Europea publicó un estudio en donde se ha comprobado que más del 10% de los accidentes que se producen, tanto en vías urbanas como en carreteras son debido a la visión limitada de los conductores en cambios de carril; también las aseguradoras hablan de la reducción de incidencias generadas por la falta de detección de ángulo muerto en más del 25%.

En España la lucha por reducir las cifras de siniestros viales es continua; los expertos aseguran que con el sistema de detección de ángulo muerto, el número de accidentes con lesionados y víctimas fatales podrían descender 3%.

Los especialistas no descartan que en pocos años el sistema de detección de ángulo muerto sea obligatorio para todos los vehículos, tal y como está ocurriendo con otros sistemas de seguridad. Es casi un hecho que para el 2022 la Unión Europea establezca en ley que todos los vehículos tengan instalados asistentes de velocidad y sistemas de frenado de emergencia.

Reducir al máximo el riesgo que supone no tener el control visual de lo que sucede alrededor de nuestro coche es el objetivo principal en la detección de ángulo muerto, sin embargo, es importante tomar en cuenta que existen algunas condiciones que pueden generar falsas alarmas en la activación del sistema, entre las que se encuentran: el brillo que produce en los sensores el sol de un atardecer, reflejos en las calzadas mojadas o la sombra del propio vehículo en grandes terrenos. 

Tecnología en el coche

La industria automotriz desarrolla desde hace más de diez años el sistema de detección de ángulo muerto. El punto ciego es una de las fallas de diseño en los vehículos más difícil de mejorar, debido a la intervención que tiene la visión humana ha sido todo un reto para la ingeniería automotriz. 

En el 2005 el Volvo XC90 integró un sistema para detectar objetos en el ángulo muerto, lo hizo a través de cámaras instaladas en los espejos retrovisores.

Una herramienta muy parecida fue implementada por el Audi Q7, que funcionaba como un asistente al cambio de carril, y lo lograron integrando dos radares en las esquinas  del paragolpes posterior. 

Actualmente las marcas más importantes del mercado automotriz (Toyota, Ford, Seat, Mercedes-Benz, Volkswagen, Citroën) integran en sus modelos de mediana y alta gama este tipo de sistema, algunos como complemento en accesorios de seguridad, y su costo está entre 800 y 2700 euros adicionales al precio del vehículo. Sin duda un extra que bien merece la pena conocer cuando estás comprando un vehículo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.