De nuevo la impresión 3D nos da una alegría: Veterinarios del hospital Aúna de Valencia, España, han colocado un implante fabricado con impresora 3D a una gata que nació sin una parte del cráneo. La operación denominada “cranioplastia” es considerada una de las pioneras en el mundo.

Shamsha es la gata de ocho meses que lograron salvarle la vida al fabricarle un implante biocompatible a medida para proteger la parte del cráneo que solo estaba cubierta por piel. Gracias al implante fabricado con impresora 3D que le colocó el neurocirujano, Alejandro Luján, el felino dejará de tener las convulsiones que estaba sufriendo, según reseñan en Antena 3.

La gata con el implante fabricado con impresora 3D rescatada por el Hogar Felino “Todo por ellos” de Albal, presentaba un bulto de grandes dimensiones en la parte superior del cráneo que hizo sospechar a los veterinarios de alguna malformación congénita que ponía en riesgo su vida, reseña el portal web del hospital de especialidades veterinarias Aúna.


Te puede interesar:
Un perro es salvado con un implante impreso en 3D


En la actualidad, la impresión 3D de órganos es muy técnica muy usada en el área de la medicina. Anteriormente, los médicos reproducían células humanas en laboratorios a mano para crear vasos sanguíneos, catéteres, tejido de la piel y otras partes corporales, sin embargo, ahora gracias a la impresión 3D pueden diseñar hasta órganos completos.

Un implante fabricado con impresora 3D es diseñado a partir de pacientes reales. Estos pueden suponer una ventaja vital, la diferencia entre la vida y la muerte, en caso de alguna operación quirúrgica complicada. La impresora 3D, crea objetos físicos tridimensionales que usa un archivo de diseño digital y luego construye dicho objeto capa por capa con plástico.

En el año 1999, se crea el primer órgano en laboratorio que se implementó en humanos, fue un aumento de la vejiga urinaria utilizando recubrimiento sintético con sus propias células. El primer implante fabricado con impresora 3D se realizó en el año 2015, en Sydney, Australia. El neurocirujano Ralph Mobbs, logró sustituir con éxito dos vértebras con una prótesis hecha a la medida por medio de una impresora 3D a una paciente de 60 años.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.