Cuando usamos el término “Freelance” nos referimos a un trabajador sin una relación de dependencia laboral, pudiendo hacerlo para varios clientes que contratan sus servicios profesionales. Lo que viene siendo un «trabajador autónomo». Generalmente, estos profesionales suelen contar con la ventaja de poder teletrabajar o trabajar desde cualquier espacio, por lo que pueden montar su puesto de trabajo desde la comodidad del hogar. Para montar una oficina en casa hay que considerar varios factores que aquí repasaremos.

Y es que se debe definir y/o diseñar un espacio ideal donde crear una oficina perfecta justo en casa. Además hay que elegir bien los proveedores de los servicios y productos que puedas necesitar: Buena conexión a Internet comparando entre tarifas especiales para Pymes y autónomos que tienen empresas como Vodafone, Orange y demás; suministro de materiales de papelería y tóner en plataformas como ntt-toner.es; decidir si compras equipos informáticos o apuestas por el modelo de renting… Son muchas decisiones. Así que aquí te vamos a ayudar a tomarlas con la mejor información posible. Veamos.

¿Cómo debe ser el espacio de trabajo de un freelance?

La mejor opción para trabajar desde casa es tener una habitación independiente, a ser posible en un lugar alejado de las áreas comunes. Incluso si existe en tu hogar más de un freelance, puede adaptarse el espacio para ambos, adecuando el horario o dividiendo la habitación de forma creativa. Como norma general se deben seguir estas recomendaciones: 

  • Procura que haya una buena iluminación: es una medida tan simple como importante al diseñar tu lugar de trabajo. Haz una buena distribución del espacio y aprovecha la luz natural colocándote cerca de una ventana. Si no tienes una, puedes colocar luminarias de interior en una posición estratégica para evitar reflejos que te impidan ver claramente tu material de trabajo. Para esto se recomienda tener varios puntos de iluminación en la habitación, lo que evitará la proyección de sombras.
  • Piensa en la ergonomía: en tu ambiente de trabajo es muy importante sentirte cómodo. El tipo de equipo u ordenador que utilices debe ocupar la posición principal en la mesa y estar colocado frente a ti, para así poder manejarlo sin girar el cuello o tronco. Se recomienda a una distancia mínima de 40 cm para evitar el cansancio visual. Por supuesto, un escritorio de altura estándar y una silla de oficina en la que te sientas a gusto, son los elementos más importantes para garantizar el confort necesario durante esas largas horas de trabajo.

Intenta elegir un mobiliario en función de tus necesidades

Adecuar el espacio de trabajo en el hogar implica crear una oficina. Por tanto, es necesario invertir tanto en mobiliario como equipamiento para poder desempeñar adecuadamente las tareas. Es así como se deben tener en cuenta estos detalles clave:

  • Un escritorio funcional: con mayor o menor capacidad de almacenaje y una superficie de trabajo del tamaño que necesites, lo recomendable es que cuentes con 75cm como mínimo, aunque algunas actividades requieren un espacio mucho mayor, esto dependerá de tu tipo de trabajo. Es importante que tu escritorio cuente con aperturas para el paso de cables, de forma que se mantengan ordenados y no dificulten la movilidad por la habitación.
  • Usa una silla adecuada: lo más recomendable es un modelo ergonómico regulable en altura, con un respaldo que se adapte a la espalda, a ser posible ancho para proteger tu zona lumbar, y con un buen reposabrazos. Una base de ruedas también ayudará a moverla fácilmente, evitar lesiones y carga muscular.
  • Monitor: Si pasas mucho tiempo frente a la pantalla del ordenador, usa un monitor para trabajar que te permita un mejor desempeño. Busca un tamaño que mejor se adapte a tus necesidades y ajusta la configuración a tu gusto en cuanto a brillo y contraste, procurando cuidar de tu visión. Lo más recomendable es contar con una pantalla IPS o LED, con resolución de 1.920 x 1.080 píxeles.
  • Servicio de Internet óptimo: Trabajar desde casa demanda un servicio de Internet estable, rápido y de alta calidad. Por tanto, contrata un plan o servicio mejor al básico que se encuentra disponible en la mayoría de los hogares. Contratar fibra óptica es la mejor idea, ya que mejorará la capacidad, transferencia, velocidad y experiencia con el servicio de Internet. Se recomienda contratar un servicio de al menos 20 Mbps, lo que aumentará el ritmo de trabajo, la entrega de proyectos y la realización de reuniones importantes sin perder un solo detalle.

Estos son solo algunos de los aspectos a tener en cuenta a la hora de adaptar un espacio en casa y desconectarte de la vida doméstica para dedicarte a tu profesión. Recuerda que pintar de un color ameno y decorar a tu gusto son detalles que marcarán la diferencia y harán el espacio más tuyo.

Periodista de tecnología.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.