El iPhone 11 ya es oficial y vistas sus características toca preguntarse: ¿Dónde quedó la innovación de Apple? Con prisa y corriendo, el nuevo iPhone llega -tarde- a intentar frenar la caída de las ventas de Apple, con una propuesta que busca igualarse a los móviles top gama del mercado, pero que carece de ese punto de innovación al que Jobs nos tenía acostumbrados. ¡Ay, Jobs! Si levantaras la cabeza y vieras en lo que se ha convertido tu manzana, que de ser cabeza ha pasado a ser cola, igual te nos morías del disgusto. 

Aquí no voy a analizar datos técnicos, ni hablar de experiencia de uso porque no he usado el nuevo iPhone. Simplemente quiero dejar una reflexión que me he hecho tras recibir tantas preguntas sobre mi opinión tras los anuncios de Cupertino. En principio quiero decir: GraciasApple. Y es que aunque no he dicho ¡Wow! al ver tu iPhone 11 Pro, tengo mucho que agradecerte: De no ser por aquel primer iPhone que conocimos hace más de 10 años de mano de Steve Jobs puede que, a día de hoy, no tuviésemos el nivel de desarrollo e innovación en móviles del que disfrutamos.

Ahora bien, si estás preguntándote si merece la pena comprar el nuevo iPhone, lo ideal es que sepas que esto es una opinión más, de las muchas que debes considerar antes de invertir tu dinero en un móvil nuevo. El precio no ayuda a la duda, ¿verdad? Así, a quienes me preguntan si merece la pena comprar el iPhone 11 o no, voy a confesar mis dudas. Comprar el iPhone 11 o no. He ahí el dilema al que más de uno se enfrentará en los próximos meses. Llamado a ser el mejor iPhone de la historia, el iPhone 11 PRO tiene un gran peso sobre sus hombros. O más bien sobre su espalda… bromas aparte. Se trata de un móvil que iguala, pero no innova. Que parece haber nacido bajo la presión de la competencia y con el agobio de la caída de las ventas como fantasma.

Me niego a entrar a hablar de tecnicismos que al usuario final le suenan en otro idioma. Hablo de lo práctico, de la experiencia, de la utilidad… Enamorar no es fácil. Y por suerte, Apple, tu has sabido fidelizar. Tus seguidores fieles de la manzana seguirán haciendo fila, y endeudándose, para comprar el iPhone 11. Pero, los que aún no han caído rendidos a tus hechizos, ¿de verdad se dejarían más de 1.000 euros en un móvil cuya innovación no impacta? Es complicado.

Ese frenético ritmo con que se mueven los fabricantes del mundo de la telefonía móvil ha hecho daño al iPhone. Y a ti, Apple. No es fácil ser la empresa más innovadora en la última década, la que tiene que sacar músculo en cada presentación para demostrar que vale lo que vale. No es fácil con el auge de la nueva generación de tecnología “made in China”, esa que lejos de ocultar su origen presume de él, dando un golpe sobre la mesa cada vez que presenta un nuevo modelo. Léase aquí Xiaomi, OnePlus, OPPO, Huawei… Y ya mejor ni hablamos de los coreanos, ¿verdad?

El iPhone es el móvil en el que muchos tienen los ojos puestos. Cada año el mundo prácticamente se paraliza cuando Apple presenta su terminal “estrella”, aunque cada generación llega más estrellada… Las razones son múltiples pero la innovación -característica de la compañía de Cupertino es lo que realmente nos hace estar siempre a la expectativa. Claro que en los últimos años los cambios han brillado, pero por su ausencia. Aún así, quizá por razones históricas, quizá por nostalgia o ya por costumbre, el iPhone termina siendo el móvil con el que se comparan los demás terminales en sus lanzamientos… Da para un episodio de los misterios de la tecnología y del marketing, sobre todo.

Lo cierto es que llegas tarde, Apple. Y casi por mala suerte diría yo. Que tal vez si rompieras la tradición de mostrar un móvil por año no nos quedaría la sensación de que nos presentas en 2019 el iPhone que has debido lanzar en 2016. La innovación es así. Nadie dice que no sea un buen terminal el iPhone 11, pero es normal que a día de hoy mucha gente se plantee si merece la pena comprar el nuevo iPhone cuando más del 70% de las cosas “nuevas” que incorpora ya las hemos visto en móviles de menos precio. Y de hace un par de años.

Apple, en el fondo te entiendo: La presión por “ser el mejor” te ha pasado factura. La tradición también: en un mundo tecnológico tan cambiante como el que vivimos, lanzar un modelo de teléfono cada año hace que parezca obsoleto. Siempre… Aunque no lo seas tanto. Aunque sea demencial el ritmo vertiginoso al que se mueven tus competidores lanzando mínimo dos modelos top gama cada año, es normal que cuando salgas tú, cada 12 meses, a mostrar tu trabajo de un año… Llegues tarde.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.