Tras el lanzamiento del nuevo buque insignia de la coreana, muchos se preguntan si merece la pena comprar el Samsung Galaxy S7 Edge o el Samsung Galaxy S7. El análisis del terminal nos deja varias opiniones encontradas que agruparemos en: lo bueno, lo malo y lo feo para resumir nuestra opinión sobre los nuevos móviles de Samsung.

Lo primero que merece la pena decir es que para Samsung era muy difícil sorprendernos en esta oportunidad. Con el Samsung Galaxy S6 Edge ya habían innovado en diseño y funcionalidades, coronándose como los reyes del mundo de la movilidad. ¿Cómo podrían sorprendernos y despertar en nosotros el ‘efecto WOW’ con su nuevo terminal? Complicado. Sin embargo, lo lograron. Y es que pese a estar rozando la perfección, el Galaxy S6 Edge tenía algunos detalles de los que nos quejamos, necesidades por resolver que la llegada del Samsung Galaxy S6 Edge Plus no terminó de satisfacer.

Y por ahí se dirigió la estrategia de Samsung. La coreana escuchó las críticas recibidas con sus Samsung Galaxy S6 Edge, y se enfocó en acallarlas como hacen los buenos: Trabajando. Así, la nueva generación de su buque insignia llegó con lo que tanto reclamábamos: Samsung Galaxy S7 Edge cuenta con resistencia al agua, posibilidad de ampliar la memoria con tarjetas microSD, y un diseño más ergonómico. Con todo esto, ¿podemos afirmar entonces que el Galaxy S7 es el mejor móvil Android del mercado? En cuanto a las especificaciones técnicas sabemos que el Galaxy S7 cuenta con todo lo necesario para brillar, y ocupar con orgullo el puesto de su antecesor.


Comprar el Samsung Galaxy S7 merece la pena, opinión tras el primer contacto


¿Cuál es la diferencia entre el Samsung Galaxy S7 y el Samsung Galaxy S7 Edge? La principal diferencia entre ambos radica en el tamaño de la pantalla y en la capacidad de la batería. A diferencia del Galaxy S7 que tiene una pantalla de 5,1 pulgadas y una capacidad de la batería de 3000 mAh, el Galaxy S7 Edge dispone de una pantalla de 5,5 pulgadas y la capacidad de su batería es de 3,600 mAh. En GizTab hemos probado el Samsung Galaxy S7 Edge y a continuación nuestro análisis presentado en bloques que a su vez resumen nuestra opinión: lo bueno, lo malo y lo feo del Samsung Galaxy S7 Edge.

Lo bueno del Galaxy S7 Edge

El Samsung Galaxy S7 Edge es el buque insignia de Samsung y como tal debe incorporar la mayoría de las funciones que tienen los equipos de gama alta del mercado e inclusive más. Así, la pantalla del Samsung Galaxy S7 Edge es QHD Super AMOLED de 5.5 pulgadas y en el interior cuenta con el poder del procesador Snapdragon 820 o del Exynos 8890 (varía en algunas regiones) acompañado por una memoria RAM de 4GB y una memoria interna de 32GB ampliable con microSD hasta 200 GB. En lo que respecta a las cámaras del Samsung Galaxy S7 Edge tenemos que incorpora una principal de 12 MP y una frontal de 5MP. También incluye una batería de 3000 mAh, el sistema operativo Android 6.0 (Marshmallow) y, como era de esperar en Samsung, éste viene con la capa de personalización TouchWiz.

Sin embargo, en lo que el Samsung Galaxy S7 Edge realmente destaca, en cuanto a especificaciones, es en la reincorporación de un par de funcionalidades: El Samsung Galaxy S6 Edge fue muy criticado por haber eliminado la opción de ampliar la memoria interna debido a la omisión del soporte para las tarjetas microSD. El fabricante dijo entonces que esto se debía a exigencias de diseño: al ser un terminal unibody de cuerpo metálico, no había espacio para la microSD… Las críticas tuvieron su efecto y Samsung se las ingenió para devolver a su buque insignia la posibilidad de ampliar la memoria: Galaxy S7 Edge acepta microSD de hasta 200 GB.

Samsung Galaxy S7 Edge ranura microSD SIM
El Samsung Galaxy S7 Edge incorpora la ranura para la tarjeta microSD SIM en la bandeja de la SIM

Otro de los puntos de mejora del Samsung Galaxy S7 Edge es la resistencia de agua: el fabricante ha incluido la certificación IP68 para darle al terminal la capacidad de ser resistente al agua. En GizTab hemos querido poner a prueba la resistencia de agua del Galaxy S7 Edge y en este video lo demostramos (ningún teléfono salió herido en la realización del siguiente video):

El año pasado Samsung lanzó tres móviles de la gama S6: el Galaxy S6, el Galaxy S6 Edge y el Galaxy S6 Edge Plus, generando así un poco de confusión entre los consumidores quienes -a primera vista- no notaban mucho las diferencias entre uno y otro, más allá del tamaño y el diseño de la pantalla. Este año el fabricante coreano ha hecho un movimiento bastante acertado al introducir solo dos modelos: el Galaxy S7 y el Galaxy S7 Edge. Estos terminales se diferencian en los dos aspectos básicos sobre los que los usuarios basan su decisión de compra: el tamaño y forma de la pantalla y la duración de la batería.

Uno de los aspectos positivos en las pantallas del Galaxy S7 y Galaxy S7 Edge es la incorporación de la tecnología Always On, una funcionalidad que permite que un cierto número de píxeles queden encendidos para que el usuario pueda visualizar la hora y algunas notificaciones en cualquier momento sin necesidad de encender completamente la pantalla. Aunque esta es una característica que también incorpora el nuevo LG G5, en el Galaxy S7 hay una diferencia que está relacionada con su pantalla AMOLED.

tecnología Always On pantalla encendida Samsung Galaxy S7 Edge
La tecnología Always On permite que la pantalla del Samsung Galaxy S7 Edge esté siempre encendida

Comparada con las pantallas LCD, las pantallas AMOLED son capaces de gestionar mejor el uso de la tecnología Always On para que esta no afecte otros componentes del equipo como la duración de la batería. Las pantallas AMOLED son increíblemente eficientes y Samsung es conocido por producir las mejores. El S7 y el S7 Edge no iban a ser la excepción, por ello era casi una obligación destacar las bondades de esta característica del terminal.

En cuanto al Samsung Galaxy S7 Edge, la pantalla curva es uno de sus mejores atributos y es sin duda una de las cosas buenas que no podemos pasar por alto. Las funcionalidades de la pantalla Edge siguen evolucionando para mejorar la experiencia de usuario y ha sido una característica tan novedosa que hoy día muchos fabricantes han empezado a buscar su propia forma de ofrecer una característica similar. Lo cierto es que la pantalla curva del Samsung Galaxy S7 Edge permite mostrar allí notificaciones de interés aún estando apagada. En el siguiente vídeo te mostramos cómo configurar las notificaciones en la pantalla curva del Galaxy S7 Edge: 

Lo malo del Galaxy S7 Edge

Todo lo que brilla no siempre es oro, y la perfección como tal no existe. Así, entre los aspectos negativos del Samsung Galaxy S7 Edge tenemos que nombrar sus especificaciones. Si bien es cierto que estas han entrado en la sección de lo bueno del equipo, también forma parte de lo malo por algunas razones específicas. Para nadie es un secreto que Samsung es una compañía líder en el mercado y para seguir en esta posición debería estar a la cabeza de todo, y por ahora eso no parece ser así. Aunque el fabricante ha mostrado un liderazgo en ciertos aspectos de la innovación (como la pantalla curva), sus especificaciones generales han sido temas controversiales durante un tiempo… ¿El motivo? La realidad es que la mayoría de estas especificaciones ya son comunes entre los equipos de hoy día.

El año pasado Samsung anunció el Samsung Galaxy S6 con una memoria RAM de 3 GB y unas pocas semanas después empezaron a salir al mercado los primeros móviles con memorias de 4 GB. Es probable que suceda lo mismo este año. Las memorias RAM de 4 GB no solo son el estándar de los buque insignia actuales sino que para muchos se trata de una cantidad insuficiente. Posiblemente en los próximos meses algunos fabricantes comiencen a lanzar móviles con 6 GB de memoria RAM, lo que dejará en evidencia lo cautelosos o ‘temerosos’ incluso que han sido los de la coreana en este aspecto con el Samsung Galaxy S7 Edge. Aún así el rendimiento del Galaxy S7 Edge es superior y test como el ANTUTU Benchmark lo dejan claro, como puedes ver en este vídeo donde lo sometemos al Samsung Galaxy S7 Edge a pruebas de rendimiento:

Ciertamente si observamos la hoja de especificaciones no encontraremos nada evidentemente negativo, no obstante, el problema está en que ninguna de estas caracrterísticas son sorprendentes o innovadoras… Son lo mínimo que esperábamos de Samsung, así que seguimos sin el ‘efecto WOW’ y esto también puede ser malo. Y es que por un lado está muy bien el no decepcionar, pero el tema es que el ir con miedo en tecnología tampoco es una buena señal. Ojalá en el futuro cercano Samsung vuelva a atreverse y con el poder que tiene dar un golpe firme sobre la mesa para seguir sacando amplia ventaja a sus competidores, que lejos de ser los de Cupertino como muchos creen, vienen de su propio continente y son los pequeños fabricantes asiáticos que desde hace un tiempo se atreven con fuerza.

Por otro lado, en un análisis es importante evaluar los aspectos que están como los que se echan de menos… tanto lo bueno como lo malo. Del mismo modo, otro aspecto que nos falta en el Samsung Galaxy S7 ha sido la no inclusión del puerto USB Tipo-C. Desde cualquier ángulo que se mire, este puerto se ha venido posicionando como el estándar para los dispositivos móviles de hoy día y Samsung ha optado -de forma intencional- por no incluir este tipo de puerto en su nuevo buque insignia. Claro que, aunque no hay nada particularmente malo en no adoptar una tecnología que apenas está comenzando, la desventaja para Samsung es que muchos fabricantes ya están optando por incluir este tipo de puerto en sus equipos, sumado al hecho de que muchas compañías que fabrican cargadores, baterías y accesorios también han empezado a hacer uso de este. Por este motivo, la posición de Samsung podría parecer más bien un esfuerzo excesivo de retrasar lo inevitable.

El almacenamiento es otro de los aspectos que aparece tanto en la lista de las cosas buenas como en la de las malas. Aunque ciertamente el hecho de que se haya incorporado nuevamente la ranura para las tarjetas microSD es muy bueno, el lado malo es que el Samsung Galaxy S7 no soporta la función de almacenamiento propia de Android Marshmallow que permite mover las apps a la memora SD. Este concepto, introducido con Android 6.0, plantea la posibilidad de que el sistema adopte una tarjeta microSD para que se comporte como almacenamiento interno del equipo. Para poder hacer uso de esta función, la microSD debe ser formateada y encriptada, y una vez que sea aprobada como memoria interna, no podrá ser retirada del terminal. Esta es precisamente la razón por la cual Samsung ha decidido no incluir la función en su nuevo terminal… ¿Acierto o error? Depende de cómo se mire.

Lo feo

Sí, hablemos de estética. De cosas bellas. De cosas que alegran la vista. Realmente no existe nada feo en Samsung Galaxy S7 Edge. Más allá de los gustos personales y de las opiniones sobre los terminales de Samsung, estamos frente a móviles atractivos, construidos en materiales superiores y con unas excelentes características, por lo cual sería casi injusto decir que hay algo feo en ellos. Tal vez podríamos quejarnos de que en su parte trasera son auténticos imanes de huellas, y que si decides llevarlo sin funda protectora es mejor que lleves contigo un paño para limpiarlo.

A hablar de cosas feas, también toca hablar de TouchWiz, su capa de personalización, pues muchos de nuestros lectores antes se han quejado de esta… No es una sorpresa para nadie que los dos nuevos equipos Galaxy incorporan TouchWiz. El problema está en que muchos usuarios tienen una aversión profunda por la famosa capa de personalización de los equipos Samsung y por ende los encontrarán feos solo por tenerla. La buena noticia es que en los últimos años la compañía ha venido atenuando un poco la intensidad de TouchWiz, lo cual nos hace pensar que la coreana está consciente de que su software no es del agrado de todos los usuarios.

El precio del Samsung Galaxy S7 Edge es de 819 euros. También podemos considerarlo feo, si nos apuran. Para nadie es un secreto que en un mercado como el español, pagar 800 euros por un teléfono móvil, cuando el salario mínimo es de 756,70 euros, representa un esfuerzo excesivo, por no decir una aspiración imposible, para el bolsillo de muchos fanáticos de la marca que quisieran comprar el Samsung Galaxy S7 Edge. En este punto la buena noticia es que hay muchas opciones de financiación que permiten comprar el Samsung Galaxy S7 Edge más barato con operadoras como Vodafone, Movistar, Orange o Yoigo, o bien comprar el Galaxy S7 Edge a plazos como comentábamos por aquí.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.