La marca norteamericana de automóviles, Ford, ha hecho apertura de un nuevo Centro de Investigación e Innovación, en Palo Alto, California, cuyo propósito será experimentar en áreas como la conectividad, movilidad, vehículos autónomos, experiencia de usuario y Big Data.

Este lugar de estudios científicos que contará con la colaboración de ingenieros de la Universidad de Stanford, viene a sumarse a una red global que mantiene Ford para el desarrollo de nuevas tecnologías tales como electrónica avanzada, interfaces entre hombre-máquina, materiales científicos, Big Data y analítica, en el caso del centro de Dearborn, Michigan o la generación de motores, en las tecnologías de asistencia al conductor y en los sistemas de seguridad activa, investigación que se lleva a cabo en Aachen, Alemania.

Fuentes de la multinacional han asegurado que, en el nuevo “laboratorio” de Palo Alto, participarán cerca de 125 investigadores, ingenieros y científicos. De acuerdo con el presidente y consejero delegado de Ford, Mark Fields, con el Centro de Investigación se anticiparán a las necesidades de los clientes.

“Trabajamos para hacer accesibles estas nuevas tecnologías a todo el mundo, no solo a los usuarios de productos de lujo”

Experimentos en progreso

 

A principios del mes, Ford presentó con motivo del CES 2015, su plan Ford Smart Mobility con el que explica sus ideas para la innovación, entre ellas la apertura del nuevo Centro de Investigación de cuyos proyectos ya se han adelantado detalles:

 

Vehículo autónomo:

El programa de ingeniería de Stanford trabajará en el nuevo Ford Fusion Híbrido Autónomo. Para su desarrollo se harán pruebas sobre los algoritmos de planificación y predicción de la ruta que los investigadores han realizado durante el pasado año. También se ha incluido un test virtual del entorno, basado en software de juegos, de nombre aDRIVE, (Autonomous Driving Refined in Virtual Environments), y que se refiere al Perfeccionamiento de la Conducción Autónoma en Entornos Virtuales.

“Este test pondrá a prueba algoritmos como, por ejemplo, el reconocimiento de señales en situaciones de conducción dinámica. Esto permitirá contar con unos plazos más agresivos para validar algoritmos de conducción y prepararse para las pruebas en carretera”, informaron fuentes de la marca norteamericana.

 

Movilidad:

Se trata quizás de un experimento de lo más entretenido, sobre Reposicionamiento Remoto. Los investigadores podrán a través transmisión en directo de vídeo con tecnología 4G/LTE conducir desde Palo Alto vehículos de Golf que estarán ubicados a miles de kilómetros de distancia en el campus del Instituto de Tecnología de Georgia, en Atlanta.

Esto viene a formar parte de la “gestión de iniciativas de vehículo compartido (car-sharing), o el aparcamiento en remoto de vehículos como una nueva forma de servicio de aparcacoches”.

 

Conectividad:

Con esta fase de la investigación Ford está probando conectar la interfaz de programación NEST, para que sea posible gestionar, mientras se conduce el vehículo, el funcionamiento de la energía en casa. Es así como cambiando al modo “estoy afuera” puede reducirse el consumo de energía cuando el propietario no está en casa y cuando esté por regresar, las cercanías del vehículo a la propiedad activarán una alerta que colocará el termostato a la temperatura deseada.

También en esta área se está estudiando el reconocimiento de voz integrado para que utilice un lenguaje de mayor naturalidad mediante una unidad de procesamiento gráfico por ordenador (GPU, Graphics Processing Unit), que “permite un procesamiento más rápido y potente”.

 

Experiencia Usuarios:

 

Con una interfaz hombre-máquina se están realizando pruebas a un asiento altamente tecnológico y multicontorno, con 10 ajustes con controles para 11 cámaras inflables que pueden darle masajes mientras conduce. Para su perfeccionamiento está en estudio el reconocimiento de lenguaje natural y una interfaz para Smartphone o Tablet.

Big Data y analítica:

 

Con la ayuda de la plataforma OpenXC se está experimentado para el reconocimiento de patrones de utilización de los vehículos por parte de los usuarios, a fin de mejorar los productos del fabricante estadounidense y expandir los servicios de movilidad.

Igualmente, se estudia el desarrollo de kits de sensores que recopilen información de bicicletas y otros medios habituales de transporte en áreas urbanas.

“Estos dispositivos recogen datos como la velocidad de las ruedas, la aceleración y la altitud. Estos datos podrían proporcionar ideas sobre cómo alternar modos de transporte que estén mejor posicionados para servir a las futuras necesidades de movilidad urbana”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.