La impresión 3D sigue sorprendiéndonos y dejándonos claros que en el futuro, no hay nada que esta tecnología no podrá hacer. Recientemente hemos conocido otra creación de este tipo: se trata de un automóvil impreso en 3D, hecho con lo que sus creadores han llamado una fibra “Tyrant Gold”.

El auto, creado por la compañía china Sanya Sihai, pesa 500 kilos y mide 3.6 metros de largo y 1.63 metros de ancho y es totalmente eléctrico. La impresión del cuerpo del auto tardó cinco días y el ensamblaje un mes y medio. El costo total de su construcción fue de 11,000 yuanes, unos 1600 euros aproximadamente, esto según 3D Print.

El vehículo puede viajar a una velocidad de 40km/h (25mph), pero si recordamos que que el primer auto impreso en 3D, lanzado por la compañía Local Motors en 2014, casi doblaba la velocidad del “Tyrant Gold”, este no rompe ningún récord. El Strati, también eléctrico, tomó 44 horas en ser impreso y solo cuatro días en ser ensamblado, y además lucía más como un auto verdadero.

Sin embargo, si es de esas personas que les gusta llamar la atención y ser extravagantes, no cabe duda de que lo conseguirá con este vehículo. Aún no sabemos que tanto potencial tiene este prototipo para ser producido en masa, pero hay que reconocer que al menos están haciendo un intento de cambiar el mundo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.