BANNER CECOTEC

Atrás quedaron los mitos que aseguraban que los videojuegos solo eran un pasatiempo. Como toda tecnología, bien utilizada, los videojuegos pueden tener muchos beneficios para la salud. Incluso se pueden usar para actividades educativas, o los hay para desarrollar competencias profesionales.

Un buen videojuego ayuda a desarrollar la memoria, la creatividad y la autorregulación, que es el control de los propios comportamientos y emociones. Incluso hay estudios que señalan que cuando los niños entienden de qué va un videojuego también refuerzan sus capacidades de comprensión lectora.

En la actualidad, son muchos los estudios que revelan sobre determinadas habilidades que fomentan los videojuegos en grandes y chicos. Los videojuegos ayudan a desarrollar la memoria, la creatividad, la imaginación, la planificación estratégica, la paciencia, la perseverancia, el liderazgo y la socialización, entre otras capacidades.

Según las habilidades que fomentan los videojuegos, algunos expertos los dividen en tres grupos: impulsivos, reflexivos e imaginativos. Veamos en qué consiste cada uno.


Te puede interesar:
Los videojuegos en el trabajo podrían aumentar la productividad


Impulsivos

Son los juegos donde los participantes se ven inmersos en una acción continua. Este tipo de videojuego estimula la percepción espacial y la coordinación psicomotriz, así como procesos de atención múltiple: la capacidad para atender a varios estímulos o actividades a la vez de los jugadores.

Reflexivos

Las habilidades que fomentan los videojuegos son las intelectuales como la lógica y la planificación estratégica. Este tipo de juego no es tan frenético como los impulsivos, ya que propone desafíos que deben evaluar metódicamente para poder superarlos.

Imaginativos

Estos juegos fomentan la creatividad y la imaginación por medio de historias en las que el jugador se ve inmerso. Es habitual que esta categoría se relacione mucho con las otras dos, si bien hay géneros que la explotan especialmente, como los juegos de rol o de aventuras.

La lista de habilidades que fomentan los videojuegos es muy larga, además de la creatividad y la autorregulación, los juegos potencian el autocontrol y las emociones beneficiando así la “vida real”, las relaciones personales, la capacidad neuronal y hasta carrera profesional.

Además de impulsar las habilidades de las personas, los beneficios de los videojuegos pueden ser muchos y en distintas áreas, así que más que “poner puertas al campo” hay que aprovechar su potencial para el desarrollo de todos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.