Un joven norteamericano diseñó su propio corrector bucal por medio de la impresión 3D. El estudiante realizó un escáner de todos sus dientes e imprimió modelos de cada uno de ellos, para luego producir el corrector.

El joven que lleva por nombre Amos Dudley y es un estudiante del Instituto Tecnológico de New Jersey, realizó una investigación sobre los materiales médicos recomendados para la fabricación del corrector bucal en impresión 3D, así como también investigó sobre el movimiento de sus propios dientes para el desarrollo de su prototipo.


 

Impresión 3D para fabricar orejas, huesos y tejidos humanos a la carta


 

Básicamente el estudiante se convirtió en su propio ortodoncista para crear su propios corrector bucal en impresión 3D sin necesidad de un profesional que le colocara un diseño tradicional que significa un proceso complejo y traumático para los jóvenes y por lo que terminan abandonando los procesos de ortodoncia médica.

De acuerdo a Dudley, un corrector bucal colocado en un servicio médico odontológico podría alcanzar el coste de unos 8 mil dólares, pero su invento apenas le costó 60 dólares, unos 53 euros aproximadamente.

Pero este estudiante de New Jersey ha ido más allá. Decidió contar en su blog el paso a paso del proceso que realizó para lograr su creación, con el que terminó por diseñar su propio corrector bucal en impresión 3D, pero advierte de entrada que su historia no es un tutorial para que repitan su hazaña “No me hago responsable de lo que vosotros hagan para modificar su cuerpo”.

El desarrollo fue bautizado por Dudley como OrthoPrint, pero de una vez aclara que no estará recibiendo encargos, ni solicitudes de servicios “por muchas razones”, razones que deben obedecer a que, en principio, no está licenciado para ejercer la ortodoncia y podría recibir sanciones por fraude médico, además de no contar con mayor conocimiento odontológico que el acumulado por la modificación de su propia dentadura.

 

 

 

.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.