Una tarjeta bancaria contactless es de mucha utilidad, si no la conoces, es simplemente una tarjeta de banco que no necesitas pasar por ningún dispositivo para realizar el pago de productos o servicios, incluso para compras menores a 20 euros no necesitas marcar el pin, por otra parte hace que las colas a la hora de pagar se agilicen y facilitan el trabajo del cajero.

Por otra parte, estas mismas faciliades pueden dejar al descubierto la propia seguridad de las tarjetas, así lo consideran los expertos en seguridad de Kaspersky Lab.

Estas tarjetas funcionan con la tecnología NFC. Las tarjetas tienen un microchip integrado y una antena que responde a las órdenes del terminal de pago mediante una gama de frecuencia de 13.56 MHz. El alcance en la transmisión NFC es muy corto, por lo que la primera línea de defensa es física. El lector, en esencia, debería encontrarse al lado de la tarjeta, por lo que no se podría hacer de forma clandestina. Además, se podría montar un lector personalizado para operar a largo alcance.

Actualmente ya no se necesita una proximidad física o un escáner personalizado para realizar un ataque. Los hackers españoles, Ricardo Rodriguez y José Vila, desarrollaron un sistema para “eliminar la distancia” y lo presentaron en la conferencia Hack in the Box.

Este tipo de dispositivos tiene la capacidad de gestionar solicitudes de tarjetas contactless en entornos públicos, como centros comerciales, aeropuertos y otros lugares concurridos. En muchos países, las tarjetas compatibles con NFC están en todas las carteras, por lo tanto, los lugares con mucha masificación de gente pueden ser una gran fuente de posibles víctimas para los delincuentes.

Es por eso que las recomendaciones de seguridad básicas siguen estando a la orden del día, incluso en el caso de los pagos contactless:

  • El objetivo es evitar que otras personas vean tu número PIN o la información de tu tarjeta. Para ello, nunca se debe enseñar la tarjeta, y se debe extremar la precaución al descargar ciertas aplicaciones en el smartphone.
  • La mejor solución siempre pasa por instalar un antivirus, activar las notificaciones de los movimientos bancarios por mensaje de texto y avisar al banco en cuanto se observe alguna actividad sospechosa.
  • Para asegurarse de que nadie lea tu tarjeta NFC, es necesario comprar un sistema de protección para tu cartera, en función de estuche para tu tarjeta que no permite su lectura.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.