Es la primera vez en la historia de unos Juegos Olímpicos que un drone graba a los atletas desde el aire. Ha sucedido en Sochi 2014, el evento deportivo que cuenta con un despliegue tecnológico de dimensiones impresionantes.

La conectividad de Sochi merece una mención propia: Instalarla tomó 18 meses y es capaz de atender la demanda diaria de unas 75 mil personas que se conecta a diario, pues se estima que se utilicen 2.1 terabits de datos a través de unos 120 mil equipos que se conectarán en cada jornada de Sochi.

Los trajes de los deportistas también parecen sacados de una peli de ciencia ficción: los miembros del equipo de patinaje de velocidad de EEUU, por ejemplo, fueron diseñados por una empresa que colabora con la NASA y están diseñados en un tejido especial abierto que permite que el calor corporal se disipe y reduzca la fricción en muslos y axilas hasta en un 65%, dando como resultado mayor velocidad en los desplazamientos.

Veremos un despliegue tecnológico similar en el Mundial de Fútbol de Brasil. Cuestión de meses para saberlo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.