Es un hecho que los pasos agigantados de la tecnología han transformado nuestro día a día y la forma en que hacemos las cosas: el cómo usamos la televisión es un buen ejemplo de ello. Y es que en el futuro de la TV, Internet es la clave: la omnipresencia de la Red es lo que está marcando el punto de inicio del futuro de la TV, con el protagonismo de la TV bajo demanda, que deja a elección del usuario el qué, cuándo, cómo y dónde disfrutar de los contenidos audiovisuales.

Hoy en día la televisión ha dejado de ser un medio exclusivo para ser transmitido a través de un televisor. Se puede disfrutar del contenido de la TV desde cualquier dispositivo conectado a la Red… Aunque una gran pantalla sigue siendo la favorita para el espectador cuando se encuentra en el hogar.

Netflix y otras opciones de televisión a la carta

La reinvención del concepto de la televisión tradicional se viene gestando hace años: Recordemos por ejemplo a MTV. Su magnífica esencia en los 90s (videoclips) se fue extinguiendo con el auge de YouTube. ¿Para qué esperar el conteo de un TOP para ver un vídeo –nuevo o viejo- de mi artista/grupo favorito …si tengo la posibilidad de –en segundos- encontrarlo, darle play y repetirlo, si quiero?

“huawei

Y es que tal como recuerdan en Fayerwayer, en 2014 Ericsson lanzó una serie documental denominada Game Changers, en la que se planteó la incógnita de ¿cómo será el futuro de la TV en el 2020? Para ese momento las proyecciones indicaban que estaremos en un mundo con 9 mil millones de habitantes y que éstos emplearán, por lo menos, 50 mil millones de dispositivos conectados a la red, entonces sería iluso pensar que los contenidos desarrollados, serían de exclusiva distribución a través de las ondas electromagnéticas… El futuro de la TV está unido al futuro de Internet.

En el caso de las películas y series, pese a que aún tanto la televisión tradicional como por cable siguen en pie, Internet sí logró el derrumbe del trono de los servicios de alquiler; una muestra innegable: Blockbuster. Ciertamente, la cadena estadounidense no solo se mantenía actualizada en cuando a formatos y títulos, sino que además llegó a apostar por nuevas modalidades en su servicio –incluyendo el streaming y bajo demanda- pero las luces de su coterránea Netflix deslumbraron tanto a los usuarios que a la de Dallas le tocó ceder su sitial de honor.

Hoy vemos productos como: Netflix, YouTube, y los servicios por suscripción que ofrecen contenido donde y cuando quiera el usuario, desde cualquier dispositivo y teniendo como único requisito, una conexión a Internet. De hecho, las propias cadenas de televisión en sus portales web han puesto su parrilla a disposición de la audiencia: entre los productores que ya lo hacen se encuentran: HBO, FOX, Warner, PlayBoy y cada vez más medios se suman. Por ejemplo, en España, Antena 3 –mediante su ATRESPLAYER- y Televisión Española (TVE), se pueden ver diversos contenidos e incluso disfrutar de otros recursos multimedia.

De Smart TV y otras opciones de ‘tele inteligente’

Por otra parte, merece la pena hacer hacer referencia a otras propuestas aún más recientes, indudablemente muy atractivas y presentadas por líderes en tecnología dispuestas a erigir su propio imperio en el área: las Smart TV –por Samsung, LG, Panasonic, Toshiba y Sharp, entre otras- el box para Apple TV –obvio, por la de Cupertino- y Chromecast para poner en marcha a Android TV –de Google-; todas éstas, conectadas -por supuesto- a la Red y dotadas con unos plus que se han tornado elementos –significativamente- fundamentales para diversas tareas: las aplicaciones.

futuro-de-la-tv-television-bajo-demanda-youtube-netflix-smarttv-apple-tv-android-tv-2

Y es que todo apunta a que las apps germinaron para evolucionar y quedarse. En el caso específico de la televisión, hasta la propia manzana mordida ha vaticinado que las aplicaciones “son el futuro de la televisión y están cambiando nuestra forma de verla”. ¿Será cierto ese vaticinio y es válida la premisa? Pues, lo que está en el panorama habla por sí solo.

Las aplicaciones de Smarr TV y de consumo de contenidos audiovisuales en general, aunadas al abanico de opciones que ofrece Internet, han venido pavimentando el camino para que los usuarios tengan el control no solo para cambiar canales, sino para adecuar todo ese mundo audiovisual a su pleno gusto –incluyendo el hecho de ver las piezas desde sus terminales móviles-

Con las apps –independientemente de la plataforma en la que funcionen- el espectador adquiere una nutrida carta de funcionalidades hasta activables por comandos de voz, y contenidos para acrecentar su experiencia en el ocio y entretenimiento, entre muchísimas más preferencias –por cierto, casi todas personalizables-

Así pues, tan solo resta esperar para saber realmente hasta dónde llegarán las innovaciones que marcarán el futuro de la televisión; sin embargo, no hace falta ser pitonisa para vislumbrar que Internet y las aplicaciones estarán protagonizando ese episodio.

La televisión más allá del 2025

El futuro de la TV abre grandes posibilidades a los creativos y productores de contenido, ya que habrá más libertad para crear orientado a los verdaderos gustos y movidos por la inspiración, fórmula que dependerá también de la rentabilidad que ese producto le genere al inversionista, ya que hasta ahora las reglas del mercado se mantienen intactas.

Otro gran beneficiado en el futuro de la TV es el deporte: Son infinitas las posibilidades que se podrán brindar a un televidente al momento de disfrutar de un evento deportivo. Será normal ver la Copa del Rey o un Clásico de la Champion y tener la posibilidad, como televidente, de escoger que ángulo del partido ver o qué toma hacer con una cámara. Prácticamente todos seremos directores de televisión.

No sólo el medio de transmisión será una novedad en el futuro de la TV, también lo será su calidad. Ya vemos pantallas y cámaras en formato 4K que brindan resoluciones increíbles a la vista humana, regalando una experiencia única al punto de sentir que casi palpas eso que estas observando, producto de la resolución de 3840 x 2160 por cada fotograma, una verdadera exageración.

Publicidad: el negocio en la TV del futuro

Más espacios y más barato será la premisa para los anunciantes, ya que serán tantas las plazas para publicitar que deberán competir verdaderamente por vender un comercial. Los productores se podrán dar el lujo de inventar todo un concepto de 1 minuto el lugar de 30 segundos para dar a conocer el nuevo vehículo o la mejor gaseosa sin importunar al televidente, por lo que será una verdadera proeza enganchar sin molestar.

Las formas de comunicar y vender a través de la televisión tienen que cambiar de forma urgente, porque la suerte está echada y el destino lo muestra con calidad… Lo cierto de todo es que no todo está dicho en el futuro de la TV ya que dependerá en gran medida que todos estos proyectos, desarrollos y propuestas sean del verdadero gusto del televidente porque si no, los esfuerzos serán en vano. Sin embargo la movilidad es un concepto que ya forma parte de la cultura mundial de consumo de tecnología… ¿Cuántos vídeos ves desde el móvil cada día?

“ecosistema

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.