Parece increíble, pero es verdad: José Delgado, un estadounidense de 53 años de edad que nació sin su mano izquierda, pudo hacerse una prótesis con una impresora 3D.

El crédito de la brillante idea ha sido de Jeremy Simon, miembro de 3Duniverse.org, quien le fabricó una mano artificial de plástico, de un modelo llamado “Cyborg beast” que costó nada más y nada menos que $50, precio que contrasta de manera extrema con la última prótesis con la que contaba José, valuada en 42.000 billetes verdes.

Pese a que el primer encuentro de los dos protagonistas de esta historia estuvo abrazada por cierta incredulidad, tras ejecutar la producción de la pieza y haber sido probada por José, él mismo quedó impresionado por la excelente funcionalidad de su nueva prótesis; llegando incluso a aseverar que funciona mejor a la que tenía.

Aunque esta historia se apunta a guión con final feliz, vale mencionar que uno de los problemas que tiene esta prótesis es el hecho de ser de plástico; sin embargo, por el bajísimo presupuesto que presenta su elaboración, la pieza puede ser impresa nuevamente.

¿Será este el futuro de las prótesis? Cuestión de tiempo para saberlo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.