Las estadísticas demuestran que hoy en día los adolescentes pasan más de dos horas diarias navegando en internet y compartiendo información en las redes sociales. Esto podría ser antesala para que estos chicos sean víctimas de Grooming o ciberacoso sexual, un ciber delito que, junto a la sextorsión y el sexting, pone en grave riesgo la seguridad de los menores de edad.

Grooming es el término utilizado para describir la acción que cometen terceras personas para ganarse la confianza de la menor víctima, con fines sexuales, a veces confundido con lo que denominan ciberacoso sexual. La diferencia entre ambos es que el Grooming abre la puerta hacia al ciberacoso sexual.

Una situación de Grooming o ciberacoso sexual se da cuando el pedófilo se contacta con el menor a través de chats de videojuegos o las redes sociales. Crean empatía con la joven víctima, que generalmente tiene una mala relación con su entorno familiar o social.

El grooming está entre los delitos informáticos más frecuentes y es justo porque el delincuente se aprovecha de la vulnerabilidad de este joven y se gana su confianza, al punto que lo convence para que haga cosas vergonzosas para él que luego usará para acosarlo o chantajearlo, o también puede buscar el acercamiento personal que sería mucho más peligroso.

Cómo evitar el Grooming o ciberacoso sexual

Mientras todo esto ocurre, los padres no se percatan del enorme peligro que corre el adolescente, y cuando se dan cuenta ya es demasiado tarde. Para prevenir el Grooming o ciberacoso sexual, es necesario tomar medidas con respecto a las actividades que hacen los jóvenes por internet.

  • Establecer el control parental en los dispositivos que utilizan los jóvenes, esto evitará que naveguen en páginas de dudosa procedencia.
  • Mantener una estrecha comunicación con ellos, para saber quiénes son sus amigos.
  • Advertirlos sobre las precauciones que deben tomar cuando estén chateando con personas que no conocen, y evitar dar información personal a través de estos medios, ni siquiera a los conocidos.
  • Conminarlos a que no chateen con desconocidos.

Se debe estar muy atentos porque este tipo de experiencias en los adolescentes pueden tener graves consecuencias que pueden terminar hasta en suicidio. Son innumerables los casos que se han registrado en diferentes partes del mundo donde jóvenes víctimas del Grooming o ciberacoso sexual, deciden terminar con sus vidas por el daño psicológico que padecieron.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.