Un par de innovaciones que no cesan en dar de qué hablar han sido combinadas: Drones e impresiones 3D. Y es que según reportes, Eduardo Chamorro, recién titulado en Arquitectura por la Universidad CEU San Pablo, ha apostado –en el laboratorio de FabLab Madrid CEU- por la impresión 3D para desarrollar las piezas de un dron que ha denominado FabDrone.

Esta iniciativa de Chamorro, enfocada a su campo profesional y ejecutada dentro de la 5ta edición del Programa Fab Academy, ha sido en pro de abaratar costes para la producción del ejemplar, específicamente, alrededor de los 150 euros; cifra significativa, frente a los más de 500€ que –habitualmente- se apuntan como presupuesto por excelencia para proyectos como éste.

Además de la reducción de costes para la producción de este artilugio –aspecto que se reflejaría en el precio del producto final- vale mencionar que el FabDrone se perfila muy versátil, ya que para su transporte las piezas se pueden plegar (con este atributo no cuentan los drones existentes en el mercado).

Génesis y el hoy del FabDrone

Merece la pena indicar que Chamorro se había planteado una manera de recabar información de zonas. Es por ello que actualmente se encuentra en proceso de lograr que el FabDrone emprenda vuelo perfectamente, para luego comenzar a dotarlo de un GPS para evaluar la topografía, cámara infrarroja para inspeccionar la vegetación y diversos sensores capaces de monitorizar CO2 de un territorio.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.