BANNER CECOTEC

Un grupo de científicos del centro de investigación Helmholtz de Múnich ha creado un tejido en tres dimensiones de la glándula mamaria. Sin embargo, por los momentos no se trata de un proyecto que tenga como objetivo el reemplazo de las mamas, sino más bien conocer mejor el comportamiento de este tipo de tejidos.

Para crear dicho tejido los expertos lo cultivaron a partir de células epiteliales de tejido mamario sobrante de operaciones para reducir el pecho. La glándula mamaria de la mujer es un tejido que crece a lo largo de la vida de una mujer y que está en continua renovación para garantizar la producción de leche tras una la gestación.

Para que ocurra esta renovación, el tejido necesita células madre que, al mismo tiempo, pueden adquirir rasgos agresivos y generar un tumor. Para saber cómo se malignizan estas células es fundamental conocer el funcionamiento de unas células de tejido mamario sanas y normales. Y fue precisamente con este propósito que el grupo de investigadores creó este organoide en una placa de Petri, para asistir a su generación en vivo y en directo.

“Si quieres reparar un coche averiado, antes debes saber cómo funciona cuando está en buen estado. El cáncer de mama es esencialmente un desarrollo fuera de control”, dijo Christina Scheel, líder del proyecto.

Al determinar esto, las ‘mini mamas’ de laboratorio podrán servir para probar tratamientos contra el cáncer, aunque para esto los científicos necesitarán entender primero cómo se comportan las células durante el desarrollo normal de la mama.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.