Los tiempos cambian de forma muy acelerada, y la educación tiene que estar a la altura del reto que significa formar a los niños de hoy para el mundo en que vivirán mañana. La herramienta clave es la tecnología, y por eso Samsung lleva años apostando por poner la tecnología al servicio de la sociedad e introducirla en el ámbito educativo para facilitar el cambio metodológico que permita a los niños de hoy formarse en las profesiones del mañana. 

Como lo lees: Desde hace 5 años, Samsung apuesta por el programa Samsung Smart School, una iniciativa enmarcada en su proyecto “Tecnología con Propósito”, que busca poner la tecnología al servicio de las personas. Así, con Samsung Smart School se busca integrar la tecnología en el proceso de aprendizaje, a través de herramientas que permitan a los docentes transformar la forma de enseñar y a los alumnos aprender en sintonía con los retos que se les presentarán en su futuro profesional. 

Desde su lanzamiento en el año 2014, Samsung Smart School se ha implementado en 108 aulas de 5º y 6º de Educación Primaria, ha formado a más de 700 profesores de 40 centros públicos de toda España en competencias tecnológicas para que las apliquen en los procesos pedagógicos, y se han formado a más de 4 mil estudiantes.

Los centros educativos que forman parte de este programa de Samsung pertenecen a 15 comunidades autónomas, y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla y han sido seleccionados por las correspondientes comunidades autónomas según varios criterios, como geográficos (en zonas rurales alejadas), sociales (en zonas con una ratio elevada de desempleo o inmigración) y educativos (centros con altas tasas de abandono escolar o con alumnos de educación especial que requieren un apoyo). Así, se pone la tecnología al servicio de la educación para impulsar un cambio en la forma de enfocar el proceso de enseñanza y aprendizaje. 


La tecnología como motor del cambio educativo:
El caso Samsung Smart School

La tecnología como herramienta 

El objetivo de Samsung Smart School es acercar la tecnología a las aulas de forma que se produzca el cambio metodológico necesario en el siglo XXI. Así, el uso de la tecnología en el aula es una herramienta facilitadora, no el fin del programa. Por ejemplo, un dato importante y que merece la pena destacar es que en Samsung Smart School se propone un cambio en la forma de abordar el aprendizaje, con lo cual los maestros son parte fundamental del cambio.

Así, la formación y motivación del profesorado resulta clave para lograr adaptar los contenidos y metodologías a los retos de la sociedad tecnológica en la que vivimos. Se trata de un esfuerzo continuado en el que Samsung suma 5 años de trabajo junto al Ministerio de Educación y Formación Profesional, y cuya clave de éxito ha sido precisamente la formación del profesorado, introduciendo la tecnología de forma transparente en el aula, como una herramienta más de aprendizaje y nunca como un fin en sí mismo. 

Durante sus cinco años de recorrido, se ha ido midiendo anualmente el resultado de la implementación de Samsung Smart School en los centros educativos participantes, haciendo énfasis en la mejora de las competencias de los alumnos, dando lugar a interesantes investigaciones que pueden consultarse en la Web de Samsung

Lo más interesante de Samsung Smart School es que responde a una necesidad real: ¿Sabías que el 85% de las profesiones de 2030 aún no se han inventado? Con lo cual toca reflexionar: ¿podemos seguir formando a los profesionales del mañana con la tecnología del siglo pasado? 

La tecnología como motor del cambio educativo: 
El caso Samsung Smart School
La tecnología como motor del cambio educativo: El caso Samsung Smart School

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.