“Si la libertad significa algo, es el derecho de decir a los demás lo que no quieren oír”, esa famosa frase de George Orwell parecía ser parte de los principios de Twitter por allá en 2006 cuando nació la red social de microblogging. Sin embargo, hoy día la esencia de Twitter parece haber cambiado bastante.

A medida que la plataforma se fue haciendo popular, sus creadores se vieron obligados a cambiar algunas cosas para poder adaptarse a distintas situaciones. La red social que un principio se presentó como la herramienta perfecta para disfrutar de una verdadera libertad de expresión y para luchar contra la censura, actualmente apunta a convertirse en un espacio restrictivo en el que solo hay cabida para las ideas neutras.

Con el pasar de los años, las reglas de Twitter han sido cambiadas en varias ocasiones, por lo que ha pasado de ser un texto de 568 palabras para convertirse en uno de 1.334. Aunque en un principio algunos de estos cambios se hicieron para responder a cuestiones legales, como el caso de las cuentas verificadas tras la denuncia por una cuenta falsa, el cambio más reciente que se ha introducido tiene que ver con una prohibición del lenguaje de odio en todas sus formas.

Con esta nueva regla se acaba de alguna manera la libertad de expresión de la que gozaban sus usuarios hasta hace poco. Twitter era considerado como el rey de la libertad de expresión, “el lugar perfecto para decirle al mundo lo que estás pensando antes de que hayas tenido la oportunidad de pensarlo”, como lo calificó el blogger Chris Pirillo en una oportunidad. Pero el nuevo Twitter dista mucho de eso.

Quizá esto se veía venir desde 2013, cuando la red social introdujo por primera vez un botón para reportar abusos tras las amenazas de violación recibidas por unas feministas británicas. A partir de ese momento se cambió la manera en la que Twitter percibía la libertad de expresión.

En estos últimos años ha reinado un clima en el que se busca mantener a Twitter seguro, por ello han cambiado tanto sus políticas, que van desde el reporte de abusos y la limitación del lenguaje hasta la eliminación de imágenes pornográficas de las fotos de perfil, portadas e imágenes de fondo, además de la prohibición de contenido de apoyo a grupos terroristas y a la violencia de cualquier tipo contra las personas.

Este 2016 podría ser el año en que finalmente Twitter deje de ser un espacio para la libre expresión, esto debido a que en los cambios más recientes no se menciona la censura ni se hace alusión a la vieja norma que rezaba que los usuarios eran responsables de sus propios tuits. Quizá ya no necesitan especificarlo porque ya hay muchas cosas prohibidas.

Esto significa que Twitter ha dejado de ser una red social que exalta la anti-censura para convertirse en un medio donde prima la protección y la seguridad moral del usuario. Con ello se ha llegado al punto en el que la plataforma contradice la esencia con la que nació y con la que se hizo famosa, la posibilidad de ser la ventana al mundo donde podía decirse cualquier cosa.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.