Cada vez son más las empresas tecnológicas comprometidas con el medio ambiente. Hace tiempo os hablamos de tarjetas bancarias sostenibles, y hoy es turno de comentar que los clientes del banco alemán HypoVerinsbank ya cuentan con las nuevas tarjetas Convego Natural Payment Card de G+D, cuya huella ecológica es significativamente reducida en comparación con las tarjetas de pago convencionales, su producción y eliminación consumen mucha menos energía y no contaminan el medio ambiente con residuos plásticos al poder transformarse en compost.

¿Cómo es posible? Gracias a la tecnología que permite trabajar con nuevos materiales: Estas nuevas tarjetas de pago respetuosas con el medioambiente están fabricadas con ácido poliláctico, un bioplástico producido a partir de materias primas renovables como el almidón de maíz. El cuerpo de esta tarjeta respetuosa con el medioambiente está fabricado al 100% con ácido poliláctico, un bioplástico producido a partir de materias primas renovables como el almidón de maíz.

Según Carsten Wengel, responsable global de Ventas & Distribución del negocio de tarjetas inteligentes y seguridad de pagos digitales de G+D “los consumidores buscan nuevas formas para llevar un estilo de vida más sostenible y por eso ofrecemos a las entidades financieras nuestras tarjetas de pago ecológicamente innovadoras que les recuerdan a diario su propio compromiso y el de su banco con la protección del planeta”.

Recordemos que Giesecke+Devrient (G+D) es un Grupo internacional que proporciona tecnología de seguridad y tiene su sede central en Múnich (Alemania). Las innovaciones de G+D hacen que la vida de miles de millones de personas en el mundo digital y físico sea más segura. Con sus productos y soluciones, G+D es uno de líderes en el mercado y la tecnología de pagos, conectividad, identidades e infraestructuras digitales.

Tecnología para cuidar el ambiente

En comparación con las tarjetas clásicas de PVC (policloruro de vinilo), cuyos componentes -carbono, hidrógeno y cloro- provienen del petróleo, la producción y eliminación de estas nuevas tarjetas consumen mucha menos energía y contaminan considerablemente menos. Además, y dado que las tarjetas pueden transformarse en compost, tampoco contaminan el medio ambiente con residuos plásticos.

Según Jörg Frischholz, miembro del Consejo de Clientes Particulares de HypoVereinsbank, “la sostenibilidad forma parte de nuestro ADN y con la tarjeta de débito VISA HVB estamos introduciendo un nuevo enfoque hacia la sostenibilidad en el mercado financiero alemán”. “Mediante la compensación de CO2 de las compras online y el uso de materiales libres de plástico en la fabricación de las tarjetas”, -añade Frischholz, “reducimos una vez más la huella de CO2 que, gracias al uso de materiales renovables en la producción, puede recudirse más del 70%”.

Sin duda un uso interesante de la tecnología y la innovación para mejorar nuestra relación con el ambiente, que en definitiva, es un interés de todos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.