Un nuevo sensor híbrido mejorará la visión artificial que tienen los coches autónomos para que circulen por la ciudad sin chocar contra ningún objeto fijo o en movimiento. El dispositivo, creado en la empresa AEye, mezcla un lidar de estado sólido, una cámara de poca luz y el procesamiento de algoritmos mediante inteligencia artificial.

Los coches autónomos tienen sensores lidar que les permiten “ver” o captar en tercera dimensión  los objetos que están a su alrededor y aproximándose, para entonces conducirse sin chocar con ninguno de ellos aunque estén en movimiento.

Estos sensores lidar lo que hacen es rebotar los rayos láser de los objetos cercanos para crear mapas precisos en 3-D de su entorno. Son 128 rayos láser apilados en 360 grados completos alrededor de un vehículo. Pero son dispositivos costosos y poco flexibles.

El nuevo sensor híbrido mejorará la visión artificial porque utiliza electrónica para dirigir rápidamente un rayo láser hacia adelante y hacia atrás y lograr el mismo efecto que los dispositivos mecánicos.

Al programarlos en áreas enfocadas, los sensores pueden capturar hasta 300 metros con resolución angular de 0.1 grado y, dependiendo de la prioridad indicada, escanea unas zonas con mayor resolución que otras.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.