¿Puede la CIA espiar a través de tus mensajes encriptados de Whatsapp? Según Wikileaks, sí. El sitio creado por Julian Assange asegura que la CIA utiliza un programa de hackeo que permite descifrar los mensajes y videos antes de la encriptación de Whatsapp, Telegram, Weibo y Confide.

El programa se llama “Year Zero” y al parecer también puede hackear iPhones y móviles Android. Puede acceder a una ubicación, copiar y enviar audio y texto desde un teléfono, así como a la cámara y el micrófono.

El informe presentado por Wikileaks (el primero de siete entregas) alerta que la CIA recopiló información de usuarios, entre los años 2013 y 20116) aprovechando las fugas de seguridad de iPhones, móviles Android y sistema operativo Microsoft Windows y hasta Smart TV.

El problema no radica en la capacidad de la CIA en espiar a través de los dispositivos. Según Wikileaks, la CIA perdió el control de su arsenal de hackeo, lo que provocaría que cayera en manos de hackers, que estarían comercializando el material.

La BBC reseña que en la Casa Blanca, el presidente Donald Trump está “extremadamente preocupado” por la falla de seguridad que llevó a la filtración. Un portavoz de la CIA, Jonathan Liu, no ha confirmado ni desmentido a USA Today la autenticidad de los documentos, siguiendo la política de la entidad.

De ser esto cierto, ¿Qué tan vulnerables está el usuario ante esta situación? ¿Cuán seguras son estas aplicaciones y móviles?

¿Está la CIA detrás del ciudadano común?

Este documento de Wikileaks tiene a más de uno con las manos en la cabeza. De ser cierto que lo recopilado por la CIA esté en manos de hackers profesionales, estaríamos vulnerables ante cualquier ataque. Sin embargo, Alan Woodward, asesor de la Europol y antiguo colaborador de la inteligencia británica, destaca que la mayoría de lo filtrado se refiere espionaje de objetivos concretos y no vigilancia masiva.

“Necesitan órdenes judiciales, no pueden simplemente intervenir cualquier teléfono, eso no funciona así”, le dijo Woodward a la BBC.

En cuanto a la seguridad, recordemos que Whatsapp, por ejemplo, está encriptado. Al respecto, Woodward recuerda que a lo que apunta la filtración no es a que se haya podido sobrepasar la encriptación, sino a que los mensajes podían ser leídos por la vulnerabilidad del dispositivo de destino.

En todo caso, si lo que informa Wikileaks es del todo cierto, lo más sensato es estar alerta, promover y reforzar leyes que nos protejan de cualquier hackeo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.