BANNER CECOTEC

Todas las tecnologías evolucionan y a medida que se dan estos cambios, las empresas están en la obligación de hacerlo también. El mundo móvil se revoluciona constantemente con la salida de nuevos productos que prometen una experiencia cada vez más diferente y con tantas novedades parece que pronto podríamos llegar a prescindir incluso de la tarjeta SIM.

La tarjeta SIM es, de alguna manera, una atadura que tienen los usuarios con las compañías telefónicas, quienes son las que nos ofrecen los servicios con los cuales podemos hacer uso de nuestros dispositivos. Sin embargo, hay empresas que parecen querer hacer que sus productos puedan tener un uso más libre, entre ellas Apple, la cual ha expresado su deseo de que la gente compre sus iPad Air 2 y sus iPad mini 3 disponga de conexión a Internet nada más salir de la tienda.

La idea de Apple es un poco que los usuarios puedan conectarse con quien quieran en cualquier momento, de manera fácil y sin obligaciones posteriores. Este concepto podría traducirse como una ataque directo modelo de negocio de las operadoras, quienes son las que controlan el proceso de conexión. Sin embargo, para su desgracia, esta tecnología ya está inventada y será cuestión de estas empresas el adaptarse o morir.

Desde la salida del iPhone en 2007, Apple ha ido ‘asesinando’ a varias tecnologías e incluso a algunos dispositivos. Varias caidas en el mundo de la tecnología pueden atribuirse a la influencia de la empresa de Cupertino: acabó con hegemonía de Nokia, finiquitó a las BlackBerry como teléfono de confianza para profesionales e hizo hundir las ventas de los reproductores MP3 y las cámaras compactas digitales con la incorporación de estas prestaciones en sus smartphone. Ahora parece ser el turno de las tarjetas SIM.

No es la primera vez que la compañía fundada por Steve Jobs ataca la tecnología SIM. En 2010 Apple presentó la primera generación de iPad y anunció que la versión 3G estrenaría un nuevo tipo de SIM llamada Micro SIM, una versión más pequeña que las SIM normales que ocupaba menos espacio en la carcasa. Posteriormente la marca incluyó la Micro SIM en el iPhone 4 y después redujo aún más su tamaño en el iPhone 5 creando la Nano SIM. Los competidores como Samsung también hicieron lo propio y optaron por la Micro SIM para sus smartphone, aunque la Nano SIM sigue siendo exclusiva para Apple. Con estos cambios tamaño de las tarjetas, las operadoras se han visto en la obligación de adaptarse para continuar en el negocio.

Y ahora para dar la estocada final, la empresa de la manzana ha decidido crear la Apple SIM, una tarjeta ‘blanca’ que va a permitir a los usuarios cambiar de operadora cuando quieran. Sin embargo, por los momentos solo va a estar disponible para el iPad Air 2 y el iPad mini 3 en sus versiones ‘móvil’ y solo en Reino Unido y Estados Unidos.

Hasta ahora no se conocen muchos datos sobre la nueva tecnología, pero aparentemente se podrá elegir desde el menú de ajustes del dispositivo el plan de conexión y es posible que pueda pagarse a través de la App Store como se suele hacer en este tipo de compras.

Como ha pasado en otras ocasiones, Apple ha sido la encargada de dar el primer paso que podría acabar finalmente con la tarjeta SIM y con esto revolucionar por completo el negocio de las operadoras. Solo falta conocer la reacción de estas ante este nuevo concepto y ver si otras grandes empresas del mercado le seguirán los pasos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.