BANNER CECOTEC

Antes de comenzar a opinar sobre la Smart Camera WB350F de Samsung vale detenerse a reflexionar: ¿Quién compra una compacta hoy en día?

Dadas las avanzadas cámaras que incorporan los teléfonos inteligentes, de entrada podemos pensar que una compacta no es más que un cacharro extra que llevar en la maleta, o peor aún, otro gadget al que recargar la batería cuando salimos de casa.

Sin embargo, hay razones que motivan, a día de hoy, la compra de una cámara compacta como, por ejemplo, su alcance. Y es que vamos a ver, una cosa es que las cámaras de nuestros terminales móviles sean más que capaces de inmortalizar la última salida de fin de semana, y otra muy distinta es que sean capaces de captar detalles a gran distancia.

Allí parece apuntar la gente de Samsung con su WB350F a la que han dotado de un zoom de 16.2 megapíxeles (zoom óptico de 21X) y un sensor BSI CMOS de 1/2.3 pulgadas, con ISO hasta 3200 para condiciones de poca iluminación. Más adelante veréis las fotografías que es capaz de hacer esta compacta de la coreana y que, en definitiva, son el verdadero motor que impulsaría su compra.

Diseñada para los nostálgicos

Cuando tienes la WB350F de Samsung entre las manos por primera vez no te impresionas por su diseño: A primera vista es una compacta más, sin mucho que llame la atención.

Con una pantalla táctil de 3 pulgadas, la WB350F tiene un cuerpo de plástico trabajado en su parte frontal para asemejar al cuero, lo que confiere un toque retro interesante. La que estuve probando era toda blanca, así que esta combinación de plástico/piel no se notaba a simple vista aunque sí era evidente al tacto.

Eso sí, vale apuntar que viene en otros colores: Negro, marrón, rojo y azul. Siempre combinado con detalles metálicos en plata. Y a mi forma de ver las que tienen colores que contrastan lucen más ‘lujosas’, que la que es toda blanca que se ve toda plástica… Ojo, que esto es cuestión de gustos, pero te recomiendo compararlas antes de comprarlas si es que lo estás pensando.

Además la parte blanca que asemeja al cuero tiene un problema: Al ser rugosa tiende a ensuciarse más que la lisa y el color no ayuda… Esto me consta porque la unidad que estuve probando ya venía rotando en manos de otros colegas periodistas y traía sucio acumulado en la parte texturizada.

Las dimensiones oficiales de la WB350F – yo no la medí, ojo – son 113,6 x 65,1 x 25 mm y su peso es de 216 gramos de peso según la ficha técnica, eso sin contar la batería ni la tarjeta de memoria. Vamos a hacernos la idea de que pesa más o menos un cuarto de kilo como mucho… De verdad es muy ligera y tiene un tamaño que se presta tanto para manipularla con facilidad como para guardarla en cualquier bolso.

Modos para cada necesidad

Si eres de los que controlan el tema fotográfico podrás encontrarte a gusto con la WB350F pues, salvo las limitaciones propias de su condición de compacta, podrás ajustar manualmente la abertura, el tiempo y la velocidad de obturación, entre otros.

Ahora, si no tienes ni idea de fotografía, tranquilo, la WB350F puede funcionarte a la perfección: Con su modo automático solo tendrás que preocuparte por apuntar al objetivo que te interesa y apretar el botón de disparo.

Ahora bien, lo realmente interesante en este aspecto tiene que ver con su “Smart Mode”, que incorpora una serie de modos de escena predefinidos que te garantizan una perfecta captura de la imagen disparar en condiciones específicas como la puesta de sol, espacios con poca luz, tomas macro, panoramas, paisajes, acercamientos al rostro, entre otros.

Sumado a lo anterior vale mencionar que la Samsung WB350F no quiere quedarse atrás de las cámaras de los terminales móviles, así que previendo que pudiésemos echar de menos los filtros propios de las aplicaciones móviles fotográficas tipo Instagram, los coreanos han dotado a esta compacta de una serie de filtros divertidos que podéis ver más adelante en la galería de imágenes tomadas con este equipo.

Conectividad

Dotada de WiFi, la WB350F forma parte de la familia de cámaras inteligentes de Samsung gracias, sobre todo, a su conectividad. Y es que no solo tienes este par de opciones para compartir su contenido, sino que en la coreana han trabajado claramente para hacer de la conectividad el punto fuerte de su apuesta.

Así, la familia de cámaras inteligentes de Samsung, de la que forma parte la WB350F, incorpora la funcionalidad “Tag & Go”, que nos permite compartir fotos y vídeos con smartphones o tablets al acercarlos, gracias al NFC.

La Samsung WB350F cuenta además con “AutoShare” una aplicación que guardará en en tu teléfono móvil, de forma automática y en alta calidad, cada foto que hagas. Esto resulta muy útil en caso de ‘accidentes’ con la cámara: Desde la pérdida de la misma, hasta la posibilidad de un formateo por error. También es interesante en casos en que no tengas conexión WiFi y no aguantes las ganas de compartir en redes sociales una de las fotos que acabas de tomar con la cámara: Puedes hacerlo desde el móvil con la conexión 3G/4G.

Y es que aunque desde la Smart Cámara puedes compartir las fotos directamente en tu perfil de Facebook, o compartirlas a través del correo electrónico, Picasa o YouTube, puede que no tengas conexión a la WiFi en el momento en que quieres hacerlo, y esta WB350F será muy lista pero aún no incorpora conectividad móvil.

Fotos y vídeos

Las imágenes captadas por la Samsung WB350F son de una calidad aceptable, destacando especialmente los detalles que se logran captar a distancias remotas gracias al largo alcance del zoom que incorpora.

Comparativa de imágenes sin zoom y con zoom máximo, en modo automático
Comparativa de imágenes sin zoom y con zoom máximo, en modo automático

En condiciones de iluminación escasa, la cámara responde muy bien, con resultados que bien pueden merecer más de un halago, más aún cuando recordamos que se trata de una compacta más bien modesta.

La gran cantidad de filtros que incorpora nos ofrece la posibilidad de mejorar las imágenes que tomemos, al mejor estilo de Instagram o cualquiera de estas aplicaciones de retoque fotográfico, o bien hacer composiciones más divertidas agregando marcos o elementos superpuestos a las imágenes.

Esto puede resultar divertido cuando estamos de viaje, por ejemplo, y queremos enviar una postal vía correo electrónico, tomando como base alguna de las fotografías realizadas en el paseo.

Ejemplo de distintos filtros en una misma imagen
Ejemplo de distintos filtros en una misma imagen

Con la WB350F podemos grabar vídeos en Full HD 1920 x 1080 a 30 fotogramas por segundo. La calidad de estos es aceptable, aunque vale decir que el sonido no es su fuerte… Pero vamos, que tampoco es que esperábamos demasiado en este sentido, ¿verdad?

Resulta interesante la posibilidad de activar filtros llamativos a los vídeos. Los mismos efectos que puedes poner a las fotos, y que le dan un toque divertido.

Ahora bien, si antes destacaba la capacidad de la WB350F para defenderse en condiciones de poca iluminación a la hora de hacer fotografías, no puedo aplaudirla cuando se trata de hacer vídeos con luz pobre.

Experiencia de uso

Tras utilizar un par de semanas de la compacta WB350F de Samsung debo decir que aplaudo su usabilidad. Es sumamente intuitiva y el diseño facilita su manejo porque es ligera y tiene muy buen tamaño con lo cual es fácil acceder a todos sus controles.

La respuesta del enfoque es más que aceptable, así que no te vas a decepcionar cuando intentes captar imágenes en movimiento; aunque puede que notes algunos retrasos en este sentido cuando intentes inmortalizar imágenes en movimiento y en condiciones de poca iluminación. A ver que nada es perfecto, y dado su precio y su posicionamiento en el mercado, el procesador de la WB350F hace lo que debe.

El manejo desde la pantalla puede resultar en principio incómodo pero se lo atribuyo a la falta de costumbre: Normalmente controlamos las cámaras con botones físicos, salvo la del móvil, claro. Sin embargo, las dificultades iniciales se superan fácilmente al poco tiempo de usarla.

Para desplazarte entre las opciones que te ofrece la WB350F puedes utilizar los botones físicos ubicados al lado derecho de la pantalla que te permiten moverte vertical y horizontalmente. Ahora esto resulta incómodo cuando vas a enviar una imagen por correo electrónico, por ejemplo, o cuando estás configurando la Smart Camera y tienes que introducir la clave del WiFi: Ir avanzando con ese keypad puede resultar una pesadilla, y así sucedía con las antecesoras de este modelo como la WB850F por ejemplo.

Por fortuna, con la pantalla táctil puedes introducir datos de este tipo (claves, direcciones de correo electrónico, etc) a través de un teclado táctil en la pantalla de 3 pulgadas que este modelo de cámara incorpora, con una experiencia de uso similar a la que tenemos con el teléfono móvil. Se agradece.

Veredicto

Los amantes de la fotografía que estén convencidos de hacerse con una compacta para ampliar lo que pueden hacer con la cámara de su teléfono móvil puede que vean en la WB350F una buena opción de compra.

En España esta compacta de la coreana podemos encontrarla por poco más de 200 euros en Amazon.es, por ejemplo, con lo cual, tenemos que es una opción económica para las prestaciones que ofrece.

Su largo alcance es sin duda una de sus mayores cualidades, y sumado a su amplia conectividad y múltiples opciones para compartir el contenido, posicionan a la WB350F como una compacta moderna y eficiente con buena relación calidad/precio.

 

cintilo-base-web

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.