Quien ha tenido un ventilador de techo en verano sabe que es una de las mejores inversiones, incluso mejor que el aire acondicionado, ya que el ventilador de techo lo que hace es mover el aire que hay en la estancia y no afecta negativamente a las vías respiratorias, provocando sequedad ni tampoco cambios bruscos de temperatura que luego dan lugar a resfriados.

Un ventilador de techo es mucho más económico que un aire acondicionado, y no nos referimos solo al precio del artículo y su instalación, sino al coste que supone usarlo y a la factura de la luz. Puede llegar a ser hasta un 80% más barato que usar el aire acondicionado.

Consejos para elegir un ventilador de techo

A lo largo de las siguientes líneas te ayudaremos a elegir tu nuevo ventilador de techo. Una herramienta que te facilitará la vida en olas de calor e incluso en invierno, ya que dependiendo del sentido en el que giren las aspas creará aire caliente o aire frío.

Ventilador para interior o exterior

Hay sutiles diferencias entre un ventilador para dentro de una casa que uno para el exterior. Los que son para fuera, suelen tener luz siempre y algunos que son más sofisticados tienen un sistema de aspersión de agua para refrescar de forma sutil la zona en la que estará ubicado.

Motor del ventilador

Al igual que pasa en los smartphones con el procesador, con los ventiladores de techo también debes fijarte en el motor. Principalmente hay dos tipos, el clásico AC que son más económicos y los actuales que son motores DC de corriente continua, más silenciosos y eficientes. Además, estos aparatos tienen mayor durabilidad, ya que su motor no se calienta y sufren menos rozamiento.

Altura y metros de la habitación

Este tema es clave, no solo por el consumo en la factura de la luz, ni por la estética y el tamaño del ventilador de techo. Según los especialistas estas son las medidas de las aspas según la altura y el espacio que haya en la estancia:

  • 13 metros cuadrados: un ventilador con un diámetro inferior a 110 cm.
  • Hasta 18 metros cuadrados: un diámetro que no supere los 130 cm.
  • Hasta los 28 metros cuadrados: lo mejor es un ventilador entre 130 cm y 160 cm.
  • Para habitaciones superiores a los 30 metros cuadrados: un ventilador con aspara mayores a 160 cm de diámetro.

La altura mínima entre el techo y el suele ha de ser de entre 2,30 cm y 2,50 cm. Si es superior, deberá crearse una estructura o un tubo prolongador para que no quede muy alto y se desperdicie energía. Además, el ventilador de techo ha de estar en el centro exacto de la habitación para que mueva el aire de forma proporcional.

Ventilador con luz o sin luz

Esta ya va a gusto del consumidor. Nosotros siempre elegimos con luz, para hacer un 2×1, pero ahora mandas tú. Además, los ventiladores de techo sin luz son más baratos en todos los comercios. Dependiendo del tamaño de la estancia, puedes ponerlo con luz si es una habitación pequeña, o sin luz si es una habitación social, tipo salón, donde normalmente se usan lámparas de pie para iluminar la estancia.

Número de aspas y velocidad

Hay ventiladores de techo sin aspas y es su propia estructura la que genera la corriente de aire. Nosotros te recomendamos los clásicos con aspas que suelen ser más eficientes y más bonitos visualmente. Los hay desde 2 aspas hasta 6 aspas. Cuantos más brazos tenga el ventilador más aire moverá y generará, y eso incluye también un mayor gasto de energía, pero no mucho mayor.

La velocidad de rotación es lo importante aquí, y no solo el número de brazos que tenga el ventilador de techo que vayas a elegir. Pasa como con los smartphones, el número de núcleos del procesador es clave para la fluidez del dispositivo.

La velocidad mínima de giro de las aspas suele rondar entre los 70 y las 90 revoluciones por minuto, y con eso se crea una leve brisa muy beneficiosa para noches calurosas. Lo máximo que ofrece un ventilador de techo son las 200 revoluciones por minuto, y eso viene bien para estancias grandes en las que hay un grupo de personas.

Función inversa (invierno)

Unos párrafos más arriba hablábamos de que los ventiladores de techo también son útiles en invierno, y es cierto, pero no todos. Solo son aptos para invierno aquellos con función inversa, de lo contrario generarán frío. Esta función inversa aumenta el precio del dispositivo, pero ya nos lo agradeceréis, sobre todo para ahorrar energía en invierno.

Para lograr esa función, lo que hace el ventilador es girar en sentido inverso a las agujas del reloj, de manera que el aire frío sube y desplaza el aire caliente hacia abajo porque pesa menos. Suele usarse como apoyo al sistema de calefacción, pero si en tu casa los inviernos no son muy duros, es tu opción ideal.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.