Ahorrar en la factura de la luz es posible, aunque es díficil. El precio de la luz está disparado y el verano no ayuda demasiado a la economía familiar. Por un lado, están las vacaciones y eso supone gastar dinero, aunque nuestro presupuesto sea muy ajustado y ya esté cerrado. Y, por otro lado, el calor. Eso se traduce en pasar muchas horas en casa, así que la factura de la luz aumenta considerablemente.

Entre la televisión, cargar dispositivos, lavadoras, luces, el aire acondicionado, etc. los gastos del hogar se disparan. Vamos a darte algunos consejos para ahorrar en la factura de la luz este verano y todo gracias a la tecnología.

Abrir ventanas y bajar persianas

Los días de altas temperaturas, se recomienda abrir las ventanas a primera hora del día hasta que la temperatura suba por encima de los 24 grados, a menos que el aire que corra sea fresquito. Una vez que llegas a esa temperatura o se acercan las 12 del mediodía y hasta las 7 de la tarde, las personas deben estar bajas. Si las temperaturas siguen estando altas y el sol da en tu ventana, entonces deberías mantener las persianas bajadas y el roldo echado.

Si no subes las persianas sobre las 7 o las 8, empezarás a necesitar encender luces, y eso genera un gasto extra, por lo que se recomienda aprovechar al máximo las horas de luz para realizar tareas como trabajar, estudiar, cocinar, limpiar, etc.

Para rebajar la temperatura del interior de la vivienda, y la nuestra propia, en la franja horaria más calurosa, lo mejor es ir ligeros de ropa, estar siempre hidratados, tomar duchas cortas de agua fría, estar tranquilos, poner algún tipo de ventilador o aire acondicionado.

Ventilador de techo

En el mercado existen infinidad de ventiladores de techo, desde el clásico que se parece al de casa de tus abuelos, hasta unos modernos que son inteligentes y puedes programarlos, cambiar el color de las luces, asistente inteligente, etc.

Un ventilador de techo consume menos de la mitad de lo que consume un aire acondicionado en el mismo periodo de tiempo. Además, es un aire que no reseca nuestra garganta, por lo que tu salud no se verá perjudicada y puedes dormir con él encendido y programarlo desde la app móvil para que se apague una hora después, por ejemplo.

Aire acondicionado y termostato inteligente

El aire acondicionado es el principal protagonista de todos los hogares de los españoles, y al que agradecemos cuando llegan olas de calor de 40 grados. El lado negativo es que esos aparatos son muy caros, y el consumo energético hace que nuestra tarifa de la luz se dispare por encima de los 150 euros al mes.

Es por eso que, si no quieres pagar un exceso en tu factura de luz, hazte con un termostato inteligente que controle la temperatura. Según los expertos, para no gastar demasiados recursos, lo adecuado es mantener un mínimo de 21 grados en horas de mucho calor y un máximo de 24 grados en días de mucho frío. Una vez que la habitación se refresca, se desconecta para no consumir de más. Cuando el termostato detecta un aumento de temperatura activa de nuevo el aire para mantener la habitación fresca.

Enchufes inteligentes

Hubo una época en los que se pusieron muy de moda, y es que son bastante útiles, sobre todo para controlar el consumo y poder activar y desactivar pequeños electrodomésticos y ponerlos a funcionar cuanto te plazca. Por ejemplo, que la cafetera se active justo cuando te estas despertando, que se conecte el ventilador del techo o el aire acondicionado 15 minutos antes de volver del gym, que el robot aspirador comience su ruta mientras te duchas, etc.

En lugar de tener todo siempre enchufado a la corriente alterna, con estos dispositivos inteligentes puedes ir conectando y desconectando según te vaya haciendo falta. De esta forma puedes ahorrar en la factura de la luz en verano y durante todo el año.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.