Home Criptomonedas La aversión al riesgo se instala en los mercados

La aversión al riesgo se instala en los mercados

Muy lejos parecen quedar los tiempos en que las criptomonedas no dejaban de subir y eran consideradas por muchos como la panacea de las inversiones, el dinero fácil y la democratización de las inversiones. Sin embargo, también se oían las voces que advertían de los riesgos de invertir careciendo de los conocimientos necesarios para aventurarse en los mercados sin regulación.

Durante la pandemia del coronavirus, Bitcoin, la principal criptomoneda, experimentó un crecimiento exponencial de más del 200%, batiendo récords históricos, que no dejarían de aumentar ante el masivo interés de los inversores, muchos de ellos inexpertos atraídos por la popularidad de los criptoactivos y la facilidad para invertir. El concepto del dinero había cambiado mientras se aceleraban la innovación digital y el desarrollo tecnológico.

Así, el halo de especulación que rodeaba a las criptomonedas, empezaba a ser sustituido por la percepción de las mismas como valor refugio, al tiempo que dejaba de ser considerado como un campo de inversión reservado a los expertos, para pasar a democratizarse gracias al confinamiento y a la popularización masiva del uso de la tecnología en todos los sectores de la sociedad, llegando incluso a ser posible el comprar criptomonedas (no directamente sino especulando con su precio con operaciones apalancadas) en plataformas de trading online.

Y es que invertir nunca había sido tan sencillo, en gran parte gracias a la aparición de numerosas plataformas que tan solo requerían de un dispositivo móvil y de una conexión a internet.

Un 2021 excepcional

A lo largo del 2021 las criptomonedas alcanzaron su máximo esplendor, Bitcoin llegó a cotizar en máximos en torno a los 69.000 dólares, arrastrando con su estela al resto de las criptomonedas.

El rápido avance de las cripto llamó la atención, no sólo de los multimillonarios que glorificaban el universo cripto a través de las redes, sino también de los inversores institucionales.

Además, en septiembre de ese mismo año, El Salvador aceptaba, por primera vez en el mundo, a Bitcoin como moneda de curso legal, en contra de las advertencias del FMI por lo arriesgado de la decisión.

Un mes después, se constituyó el primer fondo cotizado en bolsa, Proshares Bitcoin Strategy, en medio de una gran expectación

Por su parte China, endureció su guerra contra las criptomonedas, prohibiendo cualquier tipo de transacción con ellas, sancionándolas incluso con penas de prisión, lo que tuvo como consecuencia inmediata la caída de Bitcoin, Ethereum y otras criptomonedas, además del abandono de numerosos mineros hacia Kazajistán.

Bajo esta prohibición subyacía la intención de ejercer un control total sobre la economía.

Tendencia bajista en 2022

Sin embargo, el 2022 ha dado un giro completo a la situación de las criptos.

El colapso de Terra/Luna y su rápida caída en picado a perder su paridad con el dólar estadounidense, provocó una ola de pánico entre los inversores, derivando en una venta masiva y en el desplome del sector.

Ya antes del fatal acontecimiento, las criptomonedas habían entrado en noviembre del 2021, en una debacle en la que continúan inmersas hasta el día de hoy y durante la que un gran número de exchanges han continuado con la espiral de quiebras.

La última en estrellarse ha sido FTX, cuyo colapso ha sido comparado por el sufrido por la stablecoin TerraUSD (UST) y cuyo fundador se encuentra detenido y acusado por fraude.

En el contexto de recesión global en que nos encontramos, el apetito por el riesgo de los inversores se encuentra bajo mínimos. La Reserva Federal y los bancos centrales, en su lucha por reducir la inflación, llevan a cabo una dura política de subida de tasas que disuaden a los inversores de invertir en activos como las criptomonedas.

Periodista. Mezclo #tecnologia y ciencia que mejora la vida de las personas!

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Change privacy settings