La vida de Internet está en riesgo, pues tal como lo han advertido ingenieros versados en el tema, en tan solo 8 años podría ocurrir el colapso de la red. El motivo, la creciente demanda, a escala mundial, de conexiones con fibra óptica para la obtención de mayor velocidad en el intercambio de datos.

Empresas y personas quieren navegar cada vez más rápido y esa necesidad, llevada a la práctica, está conduciendo al caos. Además, el surgimiento acelerado de ordenadores más potentes y veloces, los servicios de streaming y la televisión por Internet, han puesto también a tambalear la frágil estructura.

El asunto es tan delicado que ha sido convocada una reunión de la Royal Society de Londres, en la que participarán ingenieros, físicos y empresas de telecomunicaciones del Reino Unido, con el propósito de analizar el problema y tratar de evitarlo.

De acuerdo con el profesor de la Aston University de Birmingham, Andrew Ellis, “la demanda está alcanzando cada vez cotas más altas. Está creciendo una y otra vez, y es cada vez más difícil de asumir”.

La solución más fácil sería que las compañías telefónicas instalaran nuevo cableado, sin embargo eso implicaría inversiones millonarias que seguramente encarecerían los servicios de conexión a Internet.

Portavoces de la Royal Society opinan que “las redes de comunicación se enfrentan a una potencialmente desastrosa ‘crisis de capacidad’ ya que la demanda de datos en línea supera la capacidad de las fibras ópticas que llevan las señales de Internet”. Ante esta disyuntiva, durante el encuentro en la capital británica se plantearán diversas perspectivas.

“Hay que a discutir por qué nos estamos dirigiendo hacia una crisis de capacidad, lo que se puede hacer para evitarla, y el impacto de no hacer nada. Se trata de posibles racionamientos de datos, el final de neutralidad de la red y el aumento de los costes de navegación”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.