Cada vez es más frecuente ser víctima de fraudes y timos en Internet. Las estafas aumentaron en un 70% durante la cuarentena y parece que el número de afectados solo se incrementa. Si el usuario no vela por su seguridad personal, es difícil salir ileso de un fraude. ¿Cómo evitar caer en estas trampas cibernéticas? Es preciso adoptar algunas medidas de seguridad. A continuación proponemos algunas soluciones a este común problema.

Contraseñas complejas y seguras

Una de las formas más efectivas a la hora de afianzar la seguridad del usuario en Internet es escoger contraseñas difíciles de averiguar por el estafador. Esto es, contraseñas cuya complejidad sea alta y, por lo tanto, que garanticen la protección del usuario. Inventar contraseñas largas y que cuenten con diversos caracteres (números, letras mayúsculas y minúsculas, caracteres especiales) es una buena solución a las estafas.

No pinches en links desconocidos o sospechosos

Si el usuario se fía de links poco familiares o sospechosos, las probabilidades de ser estafado aumentan. Las páginas desconocidas son lugares comunes para las estafas y fraudes. Entre los hackers avezados, también es una práctica común simular el aspecto de una página oficial para atrapar al navegante.

Para evitar las estafas es preciso no visitar links poco fiables. Solo aquellos links visitados con anterioridad o de páginas oficiales garantizarán la protección del usuario en todo momento. Si el link no parece seguro, no te arriesgues: mejor no pinches.

Programas de seguridad

Los programas de seguridad son una buena manera de lograr que la protección del usuario sea plena y efectiva. Actualmente, existen numerosos softwares en el mercado online que garantizan esta protección. El usuario debe asegurarse de que sus aparatos electrónicos están protegidos con estos programas.

Otra de las soluciones a las estafas por Internet es instalar un antivirus. Esto evita que nuestros aparatos electrónicos no sucumban a posibles robos o timos cibernéticos. Los antivirus son una de las soluciones más populares a estos problemas y muchos usuarios apuestan por esta forma de protección. El uso de un firewall o cortafuegos es también una buena medida de seguridad, pues evita los accesos no autorizados a nuestros dispositivos.

No reveles tus datos personales

Ofrecer información personal sin ningún tipo de restricciones o filtro puede ser peligroso. Es fundamental no revelar información personal si el sitio no es seguro o el usuario no está familiarizado con la página. Muchas de las víctimas de estafas por Internet suelen cometer el error de revelar información personal, a veces inconscientemente. Es necesario, por tanto, que no facilites datos personales a no ser que se trate de un sitio seguro.

Esta es quizá la solución más sencilla y recomendable. A no ser que el usuario conozca la página web o que se trate de un link oficial, no se debe cometer el error de revelar información personal a desconocidos.

Ten cuidado con métodos de pago inusuales

No facilites los datos de tu tarjeta de crédito si el método de pago es desconocido para ti. Si alguien solicita un método de pago que te resulta poco familiar, no lo aceptes. Podrías ser víctima de una estafa y perder mucho dinero.

Una de las formas más comunes de estafa es el robo electrónico. Las víctimas de este tipo de fraude han dado los datos de su tarjeta de crédito engañados por el estafador.

Es mejor prevenir y no facilitar los datos de la tarjeta de crédito si estamos poco familiarizados con el método de pago. En el caso de los casinos, asegúrate de que cuenten con el sello oficial de juego seguro, como es el caso de Platin Casino.

En conclusión, si no quieres ser víctima de estafas en Internet, rígete por estas cinco reglas de oro:

  1. Crea contraseñas complejas y seguras.
  2. No pinches en links poco familiares o sospechosos.
  3. Usa programas de seguridad.
  4. No des tus datos personales.
  5. Ten cuidado con los métodos de pago poco fiables.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.