BANNER CECOTEC

Tomando en cuenta los antecedentes que revelan que en España alrededor de 600.000 personas sufren de demencia y otras 400.000 de alzhéimer, una innovación que se enfoque en detectar estos padecimientos a sus inicios, es meritoria de ovaciones.

En esta entrega, apuntaremos al proyecto denominado AlzhDiag que vienen adelantando investigadores del Instituto de Investigación Sanitaria La Fe y de la Universitat Politècnica de Valencia, el cual se refiere al desarrollo de una lengua electrónica para el diagnóstico precoz del alzhéimer y diferenciarlo de otros tipos de demencias o de pacientes sanos.

Según publicación en madrimasd.org, esta propuesta brindaría la posibilidad de aplicar técnicas de Resonancia Magnética Nuclear y lenguas electrónicas voltamétricas a muestras de líquido cefalorraquídeo con el fin de obtener patrones característicos que puedan ser relacionados con la existencia de la enfermedad.

Con esto último, AlzhDiag se presenta como un sistema más sencillo y menos molesto para los pacientes, ya que las técnicas de diagnóstico clínico y neuroimagen son las que se utilizan hoy día para la detección del alzhéimer.

Proyecto a libro abierto

En el mismo portal, se revela que Inma Galeano, neurocirujana y responsable del proyecto por parte del Hospital La Fe, ha explicado que el proceso de esta enfermedad empieza entre 10 y 15 años antes de los primeros síntomas, por lo que es necesario un sistema de diagnóstico precoz para prevenir o retrasar el deterioro cognitivo y poder actuar incluso antes de la aparición de los síntomas.

“Los investigadores trabajan en nuevos biomarcadores que mejoren el diagnóstico en los diferentes estadios de la enfermedad. Uno de cada cuatro pacientes con demencia debida a hidrocefalia que son intervenidos, presentan alzhéimer; y su detección previa a la cirugía, permitiría reducir la tasa de fracasos quirúrgicos permitiendo seleccionar aquellos pacientes candidatos a la intervención”, reseña el trabajo.

De la misma manera y con base a explicación de Galeano, se conoció que en una primera fase del proyecto, sus desarrolladores quieren comprobar la alteración que hay en el líquido cefalorraquídeo de pacientes con diagnóstico de enfermedad de Alzheimer y pacientes con hidrocefalia crónica del adulto, y compararlo con las alteraciones en sangre, para que en un futuro esta prueba diagnóstica se realice con una simple analítica sanguínea. Enhorabuena cuando tecnología y salud se dan la mano.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.